Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Alicia Alonso ensaya Cascanueces con el BNC

La principal figura de la danza en la isla intercambió con jóvenes bailarines sobre sus experiencias en la interpretación de esta obra

Maria Lucía Gonzalez Yailin Alfaro Guillen/COH En Cultura Dec. 12, 2016

La prima bailarina absoluta Alicia Alonso dirigió el ensayo de Cascanueces, que será la obra que presentará el Ballet Nacional de Cuba en su primera actuación del año 2017.

El encuentro resultó una clase magistral entre la diva de la danza y los bailarines que integran el elenco, quienes intercambiaron con ella dudas acerca de la gestualidad y los pasos a marcar en cada escena.

Alicia contó anécdotas de sus experiencias en la interpretación de esta obra, una de las más populares del ballet en el mundo y desde la silla que ocupaba hizo algunas demostraciones de los movimientos que iba corrigiendo durante el ensayo.

Una vez más demostró en escena su capacidad de dirección, donde no descuida el más mínimo detalle que pueda romper el hilo conductor de una puesta en escena o desvirtúe el estilo de la escuela de ballet de cuba, una de las más reconocidas en el mundo.

Para Alicia Alonso la primera presentación del año del BNC tiene un sentido histórico- cultural porque se hace como presentación única el primer día del año y marca el inicio de una nueva etapa, una conmemoración del triunfo revolucionario y esta vez estará  dedicada a uno de los principales promotores de la danza como lenguaje universal de la cultura en la isla: el inolvidable Fidel.

En medio de los actos de homenaje a Fidel Castro en días pasados se corría el rumor sobre la muerte de Alicia Alonso pero rápidamente varios medios de prensa digitales y la radio y televisión cubana desmintieron la falsa noticia anunciando su participación en las honras fúnebres del líder histórico de la revolución.

Alicia Alonso es un símbolo de cultura y patriotismo en la isla, en tanto ha impulsado las ideas de Fidel de masificar la formación de bailarines en el concepto integral revolucionario que transmita valores éticos y morales asociados a los conocimientos de la danza.

Su gestualidad, dominio de la técnica y manera de conducir en el escenario le han marcado un estilo propio que ubica a la escuela cubana entre las más reconocidas del mundo.