Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Alta joyería y exquisitas fragancias

Joyas y perfumes de las manos de un orfebre cubano y de la marca Carolina Herrera se promueven en la capital del país.

Valentín Rodríguez Valentín Rodríguez En Cultura Feb. 24, 2017

Una elegante joya en el cuello o en la muñeca de una mujer resulta más reluciente si la acompaña una exquisita fragancia, que si en este caso viene de la mano de Carolina Herrera, es tanto más atractiva.

Tan es así que se juntan en ocasión excepcional las piezas de la colección Palpitar, del laureado orfebre cubano Alberto Valladares, y el lanzamiento de la exquisita fragancia Good Girl, de la marca Carolina Herrera.

Ambos acontecimientos tuvieron por escenario la galería comercial del Hotel Meliá Habana, en la tienda Gema, recién inaugurada, y perteneciente a la Empresa Comercial Caracol.

La colección del afamado artista está inspirada en la obra de la prima ballerina assoluta Alicia Alonso, cuyas piezas elaboradas en su totalidad en plata llevan ornamentos alegóricos a la danza. 

La imaginación creativa de Alberto Valladares tiene la singularidad de vincular de manera armónica la sencillez en los enlaces, el acabado en magníficos puntos, y el lujo que, con una sobriedad muy particular, reafirma el cuerpo en muchos de los pasos en la obra de los clásicos del ballet.

El orfebre, con una extensa obra, es reconocido internacionalmente en países como Francia, Canadá, España, Panamá, República Dominicana y México; y en Cuba es un exponente permanente en muchas ferias comerciales. 

Su talento le ha llevado a producir también piezas para hombres, mostrando en sus novedades los pasadores de corbatas adornados con un topacio o una perla, los cuales ya han sido exhibidos por destacados presentadores de la televisión cubana.

Quiso también la famosa marca de perfumes que la fragancia que lanzara al mercado mundial a fines del pasado año llegara casi de inmediato a Cuba. De la familia olfativa oriental para mujeres, contiene notas de salida de almendra y café, combinadas con jazmín y cacao. Es “tan intensa como sensual”, han dicho sus promotores.

Este perfume es un complemento importante para el buen vestir, inspirado en la visión exclusiva de Carolina Herrera de la mujer moderna: audaz, sexy, elegante, enigmática, que siempre busca superar sus límites. Su fragancia tan alta como profunda no puede dejar de sentirse, y muchos menos sin la compañía de una de las joyas de Alberto Valladares.