Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

¡A bailar y a gozar con las Charangas de Bejucal!

Consideradas una de las celebraciones más antiguas de Cuba, han recorrido con éxito numerosos escenarios, desde la provincia de Pinar del Río hasta Ciego de Ávila, y han obtenido varios premios y reconocimientos.

Eileen Sosín Martínez Carlos Rodríguez/ COH En Cultura Jan. 29, 2017

Este fin de semana salieron a la calle las famosas carrosas de las Charangas de Bejucal, fiestas tradicionales de ese municipio, en la provincia de Mayabeque, al sur de La Habana. 

El programa de actividades contempló el abanderamiento de los bandos Ceiba de Plata y Espina de Oro, mientras que la música estuvo a cargo de los emblemáticos tambores de Bejucal y la agrupación folclórica Orisha Oko.

Nuevamente la Plaza Coronel Juan Delgado, de la Tricentenaria Ciudad, es la sede del encuentro entre las piezas del Bando Azul (Ceiba de Plata), que en esta ocasión presenta el tema de la “Génesis”, el cual está relacionado con la religión Afrocubana. Esa obra de arte fue diseñada por los creadores Roberto Marcareño Echegarrua y Ariel Molina Arencibia.

Por su parte, el Bando Rojo (Espina de Oro) denominó su carroza “@Cuba.com” pieza que abarca todos los portales informáticos en los diferentes sectores: Cultura, Turismo, Industrias, también el Tabaco, Ron, Café, Ciencias Informáticas, entre otros. Esa representación artística fue diseñada por Ibrahim Cabrera Díaz y Yeimi Toledo Bello.

“Lo mejor que hay son estas Charangas, las de Bejucal “, dijo a Cuba es otra historia mientras bailaba en una azotea de un edificio Juan Alberto Rodriguez, un hombre de 45 años que asegura que desde que nació allí no se perdió una de estas ceremonias.

Surgidas en la primera mitad del siglo XIX, a la sombra de las celebraciones católicas de Nochebuena y Navidad, las Charangas de Bejucal tomaron cuerpo también como fiesta profana, en la que se amalgaman tradiciones musicales y de danza, tradiciones artesanales y de otros oficios, para producir un espectáculo único de supuesta rivalidad entre los dos bandos del pueblo. 

En 2015 el Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, declaró Patrimonio Cultural de la Nación a las Charangas de Bejucal y todos los bienes que forman parte de esta expresión.

Consideradas una de las celebraciones más antiguas de Cuba, han recorrido con éxito numerosos escenarios, desde la provincia de Pinar del Río hasta Ciego de Ávila, y han obtenido varios premios y reconocimientos.