Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Bailarina de EEUU Misty Copeland intenta palpar la danza cubana

Ahora le toca el momento a otra figura de los Estados Unidos visitar la isla. La principal figura del American Ballet Theatre se mezcla con las distintas escuelas del ballet cubano, algo muy reconocido a nivel internacional.

Yailin Alfaro Guillén Yailin Alfaro Guillen En Cultura Nov. 16, 2016

La primera bailarina del American Ballet Theatre (ABT), de Estados Unidos, Misty Copeland, llegó a Cuba con el propósito de aproximarse al quehacer danzario profesional de la isla y no perdió el tiempo.
  Primero, para mantenerse en forma, tomó una clase en el Ballet Nacional de Cuba (BNC) con artistas de varias categorías y apostó por la sobriedad en el vestuario y la sencillez de comportamiento. Antes de comenzar, algo apenada, pidió disculpas a las bailarinas cubanas por toda la parafernalia mediática que la seguía y aseguró que era un honor estar aquí.
   Sin alarde alguno, la primera figura estadounidense exhibió una bonita línea y curioso trabajo de pies, pese a no ostentar saltos grandes, ni numerosos giros. Si de algo estaba segura era de poderse comunicar con el resto mediante el lenguaje del ballet, común para todos los profesionales por convención universal.
   Pocos miembros del BNC hablan inglés y Misty sabe poco de español, pero se integraron sin disonancias, como si ella hubiese sido parte de aquel grupo siempre. Solo después, algunos se enteraron de que la clase había sido demasiado rápida para ella, que celebró el poderío técnico de las bailarinas cubanas y la musicalidad.
   Al rato, por interés particular, impartió una clase en la Escuela Nacional de Ballet Fernando Alonso, a estudiantes de 15 a 18 años de edad, y ofreció recomendaciones muy acertadas.
   En calidad de embajadora cultural del Departamento de Estado de su país, la artista recorrerá instituciones culturales como Danza Contemporánea de Cuba y el Ballet de Lizt Alfonso. Además, planea participar en un ensayo de Acosta Danza, compañía fundada hace apenas un año por el prestigioso bailarín cubano Carlos Acosta.
   La Copeland hizo historia el pasado año al convertirse en la primera mujer afroamericana en ser ascendida al máximo rango en ABT, la mayor compañía de ballet en Estados Unidos.
   Creado hace 76 años en Nueva York, este conjunto ha tenido en su elenco a figuras notables del ballet mundial como los cubanos Alicia y Fernando Alonso, José Manuel Carreño y Xiomara Reyes, los rusos Mijail Barishnikov y Natalia Makarova, los argentinos Julio Bocca y Paloma Herrera, el español Ángel Corella y la italiana Alexandra Ferri.
   El propio historiador del BNC, Miguel Cabrera, recordó que la compañía cubana nació en 1948 gracias a la colaboración de bailarines del ABT que por amistad con Alicia y Fernando los acompañaron a La Habana a consumar el sueño de fundar la agrupación. Por esa razón o acontecimiento, ambas entidades comparten un lazo indisoluble hasta hoy.