Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cascanueces se despide de La Habana, por ahora

El Gran Teatro de La Habana muestra en todo su esplendor, luego de una reparación de más de un año

Eileen Sosín Martínez Yailin Alfaro Guillen/COH En Cultura Jan. 23, 2017

Tras casi cuatro fines de semana de funciones, el Ballet Nacional de Cuba cerró por todo lo alto su temporada de Cascanueces. La compañía mostró una vez más la solidez interpretativa que la caracteriza, desde los primeros bailarines hasta el cuerpo de baile. 

Brilló sin dudas la actuación de Viengsay Valdés, consagrada en el papel del Hada Garapiñanda, junto a Patricio Revé. Llama la atención la presencia de bailarines negros y mestizos, tanto en los hombres como en las mujeres. Ello confirma que desde hace unos años ha sido superado lo que fuera un tema tabú décadas atrás.  

El Gran Teatro de La Habana muestra en todo su esplendor, luego de una reparación de más de un año, que culminó con su reapertura el primero de enero de 2016. Si antes era bella, ahora es sencillamente magnífico. 

El vestuario, el atrezzo, la escenografía… lucieron impecables, como de costumbre. La Orquesta Sinfónico del Gran Teatro, dirigida por el maestro Giovanni Duarte, fue largamente ovacionada por el público. 

“Cascanueces es un ballet para niños”, comentaba alguien desde las butacas. En efecto, muchos pequeños estaban en sala. “¿Y ahora se convierte en grande?, ¿Eso es nieve de verdad?”, se les escucha preguntar, bajito. 

Al finalizar, la prima ballerina assoluta Alicia Alonso subió al escenario para saludar a sus discípulos y al público, que le devolvió una lluvia de aplausos y exclamaciones de “¡Bravo!”.

La versión coreográfica presentada fue realizada por la diva de la danza cubana, y se estrenó durante el XVI Festival Internacional de Ballet de La Habana, el 5 de noviembre de 1998. 

Para elaborar su puesta en escena, la Alonso tomó elementos coreográficos que se conservan de la original, y sobre todo, el peculiar estilo concebido para este ballet por el coreógrafo y bailarín ruso Lev Ivánov.