Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Compañía Lizt Alfonso, 25 años y adelante

La reconocida compañía de baile cubana llega a su cuarto de siglo en pleno goce de saberse estandarte de la cultura en la isla con el estilo fusión que repica en el tablado

María Lucía González Rolando Pujol En Cultura Feb. 28, 2017

Música, taconeo, gestualidad, ritmo, trajes, escena, son palabras que marcan la cotidianidad de un icono del baile en Cuba. Lizt Alfonso Dance Cuba (LADC) es un sueño de casi 25 años de despertar marcado por un estilo único y auténtico, la fusión misma de la cultura cubana expresada en pasos y movimientos.

Cuando en 2016 recibió de manos de la entonces primera dama de la Casa Blanca, Michelle Obama, el International Spotlight Award, de la Comisión Presidencial de los Estados Unidos para las Artes y las Humanidades, se reconocía una historia y un arte de excelencia, una escuela con huellas y signos de cubanidad sin fronteras.

La artífice es la coreógrafa, directora y pedagoga Lizt Herrera Alfonso,  quien confiesa que el mayor éxito del grupo está en sus niños (sus bailarines), por toda la dedicación, el amor, por no dejarla flaquear en los momentos difíciles. No es mera modestia, sino la validación de un verdadero trabajo en equipo que es la esencia del proyecto.

La Compañía Lizt Alfonso surgió en 1991 con el nombre inicial de Danzas Ibéricas, y en su evolución cambió de nombre, e incorporó una agrupación musical, que le acompaña en todos los espectáculos, así como los talleres vocacionales, un ballet juvenil e infantil, y por último, la unidad artística docente, que titula a jóvenes bailarines en la carrera profesional adscrita a la Escuela Nacional de Arte. 

Fuerza y compás marcan su labor coreográfica tan aplaudida en el mundo, donde se mezclan el ballet, el flamenco, la danza moderna y contemporánea, con ritmos cubanos y afrocubanos en un sincretismo danzario tan aplaudido en escenarios de los cinco continentes por su originalidad y esencia comunicativa, dignos de un modo de hacer bien, definido y diseñado.

No por azar Lizt Alfonso fue nombrada en 2011 Embajadora de Buena Voluntad de la UNICEF. Su arte trasciende la enseñanza de los ritmos cubanos, de danza y el ballet, para adentrarse en una ferviente labor comunitaria dirigida a promover sensibilidad hacia el arte, la utilidad social como virtud y la civilidad en el comportamiento en la sociedad.  Promueve lo que ella llama el talento multidisciplinario, con ética y disciplina.

Entre los méritos recibidos por su carrera, están la Distinción por la Cultura Nacional de Cuba (2002), el Premio de la Fundación de Artistas Cubanos de Nueva York (2001), Diploma de Honor por el 160 Aniversario del Gran Teatro de La Habana (1998) y la Réplica del Machete del Generalísimo Máximo Gómez (2003). 

Y a nivel internacional se reconoce el arte de LADC con la invitación que recibiera para la gala 2015 de los Latin Grammy, o para ser la primera compañía cubana en presentar toda una temporada en el New Victory Theatre, por dos ocasiones. Además coreografió para su compañía el video musical de Bailando, éxito mundial de Enrique Iglesias, Descemer Bueno y Gente de Zona. 

Esa marca de contemporaneidad y raíces está intrínseca en cada una de las coreografías llevadas a escena, siempre con la impronta de su directora. Algunas de ellas son Vida (en coproducción con Mirvish Production, de Canadá) y Amigas, en coproducción con el Smith-Tivoli, de Alemania. 

Al llegar a los 25 años de la Compañía, esta versátil artista siente inmenso orgullo y “a la vez mucha tranquilidad y mucho placer de ver que vamos bien, y que podemos seguir así. Hemos crecido mucho, comenzamos siendo una compañía de danza y hoy somos una tremenda institución cultural”, dijo a Cuba es otra historia.

Anuncia que la fiesta es ya en grande, y a lo largo de todo un año, e incluye el homenaje al 25 aniversario de los talleres vocacionales. Se augura con mucho éxito el estreno mundial de Latidos, un espectáculo con música del cubano César López, otra obra que sin dudas cautivará a los amantes de la danza, “y muchísimas otras presentaciones y giras para el 2017”, señala.