Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Emigración, tema de película

Una arista tan común de la emigración en la isla ahora se refleja en una película recién estrenada en la Habana, que ha tenido gran aceptación por el público, en gran parte reflejado ante situaciones similares

Maria Lucía Gonzalez En Cultura Dec. 13, 2016

La emigración como fenómeno poblacional es un tema muy de moda en Cuba. De una forma u otra casi todas las familias cubanas reciben su impacto. Por eso el director de cine Lester Hamlet lo escogió como tema de su más reciente película:  Ya no es antes, estrenada en la 32 edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano.  

Una arista muy importante del tema es el móvil de la trama: a pesar de las diferencias somos cubanos dondequiera que estemos. Y en ese concepto se suceden diálogos que retratan un fenómeno de la Cuba actual.

Se trata de la búsqueda de oportunidades y caminos que se abre para muchos cubanos que deciden viajar a otros países por razones, mayoritariamente económicas. Desde que el país dio a conocer el paquete de medidas que trazó la ley migratoria para permitir a los ciudadanos de la isla viajar al exterior por un período hasta 22 meses, incluso prorrogables, este proceso ha ido en curva ascendente.

Jóvenes fundamentalmente buscan nuevos horizontes y posibilidades de trabajo y por eso en las embajadas son frecuentes las filas (que en Cuba son colas) para solicitar visas en cualquiera de las modalidades que se otorgan.

Pero lo más significativo es que esas personas en su mayoría no pierden el vínculo con su país. Dejan familiares, amigos, compromisos, huellas…. Y regresan, y regresan porque no desean perder su ciudadanía, aunque del otro lado les otorguen otra.

Por encima de  las necesidades económicas y de satisfacer carestías que en la isla no pueden lograr, prevalece el deseo de volver, el apego a lo suyo. Y eso es sentimiento patrio, no tiene otra lectura, aunque los detractores de la Revolución cubana quieran demostrar que los emigrantes se van huyendo a las carencias, al gobierno y al socialismo.

El actor Luis Alberto García, uno de los dos actores que encarna el protagónico de Ya no es antes dijo en un encuentro con la prensa que asumir este tema siempre fue un reto porque sabía que cualquier cubano iba a entender los códigos que maneja el filme porque historias y vivencias  sobre la emigración tocan a casi todos los hogares cubanos.

Por eso en ese diálogo de casi una hora y media entre una emigrada que regresa y un cubano de a pie que nos presenta el filme prima, por encima de todo,  el amor a pesar del tiempo que los separó. Amor como único lazo que los une y desentraña  las diversidades de experiencias, costumbres, proyecciones.

La otra actriz protagónica es Isabel Santos, una diva del cine cubano que esta vez afirma sentirse muy satisfecha de su trabajo, ya con la edad madura. Porque el  nudo del reencuentro no es probarse ni competir, ni ostentar de lo que vive cada uno, sino probar ante el espectador que hay una similitud entre ambos imposible de borrar con el tiempo, las distancias, las diferencias: la cubanidad.

“Todos estamos marcados por el país que nos vio nacer- dijo en diálogo con Cuba es otra historia-. “Los recuerdos, las nostalgias, el barrio, la escuela, la familia…todo se convierte en una fuerza magnética que siempre hala hacia atrás. Y no se puede negar. Es uno de los mensajes de la película que a su vez es parte de la vida de tantas personas”

En el cine los espectadores  ríen y se emocionan ante el espectáculo que narra con humor, inteligencia, excelente música y actuación un pasaje de la vida de muchos hogares cubanos u demuestra que emigrar ya no es visto, como en otros tiempos, como abandono al país.