Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Escultor monumental que hace hablar al bronce

Varias cosas tiene para enorgullecerse la ciudad Santiago de Cuba. Una de ellas es haber sido la cuna de un brillante escultor monumental,Alberto Lescay, quien ha sabido plasmar en el bronce lo mismo la bravura de un Titán, de un esclavo cimarrón, que la cubanía de “Compay Segundo”.

Margarita Pécora Fundación Caguayo En Cultura Jan. 30, 2016

A un costado de la rotonda denominada “La Raspadura”,  en uno de los barrios marginales de Santiago, estaba la casa de los Lescay; una familia  encantadora  de negros, todos artistas. Tanto la  madre, el padre  como los hijos, entre los que descollaba la figura de Alberto, daban riendas sueltas a la inspiración. En las noches,  mientras  Alberto soñaba con  reproducir   la figura de un  animal salvaje, arrancaba la peña  hogareña que estremecía al barrio,  al ritmo de  tambores , guitarras que dejaban  escuchar  la voz  melodiosa de  su hermana Gladys – artista de la fotografía-, cantando:

 

“Yo quiero ir a la loma, a buscar una paloma

Yo quiero ir para el monte, a buscar  a ese sinsonte”.

 

Y es realmente un  privilegio  haber conocido a  Lescay,  el joven  que despegó en la Brigada  artística “Hermanos Saíz” y  transitó  por  una espiral ascendente,  hasta colocarse en la cúspide  con  la  creación de la Fundación “Caguayo”,  para  la realización de la  monumental estatua ecuestre  del Mayor general Antonio Maceo,  que distingue a la Plaza de la Revolución santiaguera.

  Porque uno de los elementos conceptuales- particular de Lescay- es el empleo de la historia en la temática de sus obras; así como, la referencia indirecta o directa al ideario latinoamericano que ha permeado tanto su obra escultórica como plástica.

Siguiendo ese concepto,  Alberto se inspiró  en  esculturas ecuestres que  cobraron su admiración en  la antigua Unión Soviética, como fue el Jinete de Bronce  (escultura de Pedro el Grande). A partir de ahí,  se propuso  esbozar  la imagen del guerrero más notable de las luchas libertadoras cubanas, Antonio Maceo, montado a caballo con un brazo extendido   llamando  a los mambises, a ser seguido en el  combate. Para completar  el conjunto escultórico   debió fundir  27 machetes, que  concuerdan en número con las heridas que sufrió en combate el  guerrero cubano. 

Desde entonces  ha sido  muy prolífica  la  creación artística  de Lescay quien ya es un ícono  de la cultura cubana de este tiempo.  Entre sus  obras emplazadas en Cuba y en el extranjero figuran:

Cabeza de Rey. Museo de Bellas Artes. Ucrania.

Estatua del Guerrillero Heroico Ernesto Guevara. (Bronce). Hospital que lleva su nombre. Las Tunas, Cuba.

Monumento a Maurice Bishop en Cuba. (Bronce y madera). Encuentro de Intelectuales Antiimperialistas del Caribe. Casa del Caribe, Santiago de Cuba.

1984. Mural Cerámica y metal: Restaurante Caribe. Guantánamo, Cuba.

1985. Mural sobre la Paz. Casa de la Unión de Pintores. Moscú.

Mural y Obras en Cerámica. Policlínico Infantil Sur, Santiago de Cuba.

1991. Monumento al General Antonio Maceo. (Bronce). Plaza Homónima, Santiago de Cuba.

Mural Dinámica del Átomo (Cerámica y Acero Inoxidable). Fachada del Instituto de Biofísica Médica. Universidad de Oriente, 

 

Santiago de Cuba.

Conjunto Escultórico Jardín del Amor. (Bronce). Teatro Heredia, Santiago de Cuba.

Monumento al Espíritu Guerrero, símbolo de la Ciudad de Puerto Cabello (bronce) Puerto Cabello, Estado de Carabobo. Venezuela.

1997 Monumento al Cimarrón. Bronce y hierro. Poblado de El Cobre, Santiago de Cuba.

Escultura Che. Bronce. Jardines del Ministerio de Relaciones Exteriores. La Habana, Cuba.