Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Fábrica de Arte Cubano, para visitar en La Habana

La noche en Cuba ahora es muy conocida a través del FAC, la Fábrica de Arte Cubano, un lugar que fue visitado hasta por la familia Obama durante su visita a La Habana.

Redacción COH En Cultura Dec. 16, 2016

Bajo un mismo espacio se unen las más diversas expresiones culturales. Allí, suelen convivir armónicamente una exposición de artes plásticas o una película, un concierto en vivo, una presentación teatral, un espectáculo de danza o de modas…   

Con o sin intención, Fábrica de Arte Cubano se ha convertido en uno de los sitios que más visitan los turistas que pasan por La Habana, casi tan asiduos como los propios nativos de la Isla. 

De jueves a domingo, en la calle 26 esquina 11, en el Vedado, cada cual puede moverse por los laberínticos espacios de la Fábrica, y encontrar muchas propuestas a la vez, según sugiera la noche. 

Hay para todos los gustos: café y pastelería, para aquellos que quieran, simplemente, sentarse a conversar; y cocteles y tapas para los hambrientos de diversión. Por la propia esencia del lugar, el público de la Fábrica es variopinto y colorido.

FAC, como también se le conoce, abrió sus puertas hace poco más dos años. Por sus escenarios han desfilado la mayoría de los famosos que llegan a Cuba: desde el DJ Questlove, Billy Gibbons, cantante de ZZ Top, Dominic Miller, guitarrista de Sting; hasta Katy Perry y Mick Jagger. 

La idea y puesta en marcha del proyecto parten del versátil X Alfonso, uno de los músicos más sobresalientes de la escena cubana contemporánea. Su objetivo y el de su equipo creativo, está en promocionar a los artistas cubanos, tanto los famosos y consagrados, como los más noveles que cuentan con un trabajo valioso.  

El resultado funciona en doble sentido: se da un intercambio directo entre los creadores de diferentes manifestaciones y tendencias, y a su vez, de ellos con la gente que asiste y está en contacto con las obras. La simultaneidad de las experiencias artísticas permite el diálogo entre ellas. 

A principios del siglo XX, el espacio que hoy ocupa FAC pertenecía a la antigua Compañía de Electricidad de Cuba, y en los años treinta se convirtió en la fábrica de aceite El Cocinero. La chimenea de ladrillos rojos que aún se conserva, puede dar fe de ese pasado. Luego de 1959 se utilizó en varias actividades, y fue un almacén abandonado hasta convertirse en lo que es hoy. 

X Alfonso ha comentado que en algunos países europeos, sobre todo en Alemania, había conocido iniciativas similares, que rescataban naves olvidadas y las convierten en centros culturales. 

Los gestores de este laboratorio artístico pretenden que la idea sea una especie de semilla, que pueda crecer y replicarse también en el centro y el oriente de la Isla. Mientras, sirven de referencia un montón de opiniones favorables y buenos recuerdos dejados por los visitantes en el sitio web Trip Advisor. Todas las noches de jueves a domingo, la Fábrica invita.