Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Fito Páez: “Cuba me salvó”

Así lo expresó el músico argentino a “Cuba es otra historia”, en un encuentro con periodistas antes del concierto que ofrecerá en La Habana este lunes para cerrar la gira latinoamericana por los 30 años del disco Giros.

Michel Hernández, Colaborador Ernesto Salazar En Cultura June 19, 2016

“Yo estaba en un momento muy malo de mi vida en noviembre del 86. Habían asesinado a mi abuela y mi tía abuela. Entonces Pablo Milanés, que estaba en Argentina, me ve así y me lleva a Varadero y canté en dos noches extraordinarias. Eso me salvó. Yo no estaría aquí sino fuera por Pablo y por la acogida que me dio Cuba. Por eso mi gratitud a este país es infinita. Me siento como si estuviera en familia aquí”, dijo Fito a Cuba es otra historia en la sede de la institución cultural PM RECORDS, presidida por Pablo Milanés.

 

Con su habitual barba de dos días, ojos despiertos sus nerviosos movimientos con las manos, Fito rememoró su primera llegada a Cuba en 1987 de la mano, como se dijo, del trovador Pablo Milanés, quien lo invitó a tocar en el Festival Internacional de Varadero. “Sentí que llegaba a un país lleno de sensualidad, música, amor, y empecé a respirar todo el aroma que desprendía Cuba, todo el aire de vitalidad y de alegría. Además conocí a muchos jóvenes que escuchaban con fervor mi música y eso me hizo sentirme muy emocionado,” agregó el “flaco”.

 

En diálogo con esta revista digital, el músico argentino, nacido en la ciudad de Rosario, recordó cómo grabó el ya célebre disco Giros, contentivo de himnos como Yo vengo a ofrecer mi corazón, 11 y 6 y Cable a tierra. “Giros lo grabé durante la realización del disco Piano Bar, de Charly García. Luis Alberto Spinetta dijo que era la mejor música que se hacía en Argentina en ese momento, pero, por supuesto, no me lo tomé en serio. Lo cierto es que en Giros están todas las influencias básicas del rock argentino y cuando llegué a Cuba por primera vez cerré el círculo de ese álbum”, señaló.

 

Fito, cuya leyenda en el rock argentino comenzó a fraguarse precisamente a partir de la salida de Giros, apuntó algunas de las diferencias existentes entre la primera etapa del rock argentino y su escena actual.

 

“En aquellos tiempos el cantor era un héroe popular que hablaba de libertad y se enfrentaba a las dictadura con estéticas nuevas pero con el tiempo eso ha cambiado. En el panorama actual estamos en una suerte de democracia en América Latina y hemos sido atravesados por las revoluciones tecnológicas. Ha desaparecido la figura del cantante popular y han cambiado las estéticas pero la búsqueda de libertad siempre estará latente”, comparó y analizó el músico.

 

Fito, que conversó con la prensa durante casi una hora, hizo estallar de risas la sala cuando se gastó una broma, al recordar una anécdota que lo hacía sentir en familia en La Habana. “Durante el periodo especial (una fuerte crisis económica que asoló a Cuba durante los años 90) se vendían unos pollos flacos que la gente empezó a llamarlos Fito Páez “, relató un sonriente Fito y el auditorio se vino abajo de júbilo y luego agregó: “ese tipo de anécdotas solamente ocurren cuando estás en familia, cuando estás entre los tuyos”.

 

El rosarino, de 53 años, también se refirió en un tono irónico sobre la decisión del presidente argentino Mauricio Macri de eliminar de la televisión argentina el canal Telesur. “ Bueno, a Macri lo votaron más de la mitad de los argentinos y por eso cualquier decisión que tome dentro de la legislación merece respeto. Para eso lo votaron muchos argentinos, ¿no?”

 

Fito no quiso pasar por alta su amistad con el trovador cubano Santiago Feliú, quien falleció repentinamente en 2014. “Santi y yo nos reíamos mucho, nos peleábamos mucho, tuvimos noches inolvidables tocando, bebiendo, con mujeres en situaciones muy hermosas, con los hijos en la playa. Es un hermano que tengo en el corazón y me hizo descubrir puntos de vistas que no conocía. Realmente La Habana no es la misma sin él”.