Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Holguín, una ciudad tomada por la cultura

Mayo es el mes de las flores para la ciudad de esa oriental provincia cubana y también son días de festejo y canto, en donde sobresalen el compromiso y la nostalgia. Las Romerías de Holguín tienen su sello bien ganado.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Cultura May 13, 2016

Los recuerdos son como palomas mensajeras y si traen anudadas en sus paticas amarillas un hálito de suelo patrio, al menos el olor de la primavera… Entonces son palomas de nostalgia. Turistas de distintas partes de América comentaron que en Holguín encontraron “un lugar en que la cultura había tomado el alma de la ciudad y había invadido el espíritu de todos los habitantes”.

 

Las Romerías de Mayo se celebran todos los años desde 1993 en la ciudad de Holguín y se caracterizan por celebrar en los espacios públicos diferentes exposiciones plásticas, obras de teatro, conciertos y encuentros artísticos que buscan la reflexión del desarrollo cultural intergeneracional.

 

Cuba es otra historia dialogó con Luis Gutiérrez, Director provincial de Cultura de Holguín, quien señaló: “Las Romerías son fiestas de la cultura, guitarras y versos, presentaciones de teatro y otros pretextos culturales. Y es que en el oriente de la isla, a fuerza de derroches artísticos, mayo alarga hasta la madrugada sus motivos y sus humedades”.

 

El evento organizado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), en esta 23 edición abordó las temáticas referentes a las culturas regionales, el encuentro generacional, la vanguardia del arte joven, la tradición y la modernidad.

 

El historiador de la ciudad de Holguín, Federico Iznaga, explicó: “La tradición de acompañar la cruz y subir la empinada loma era en cada viaje el punto de partida. Te dejaba listo para desandar de un lado a otro y poder estar en cada uno de los conciertos, de los performances que te sorprendían en medio de la calle y te hacían en solo un segundo una estatua viviente, y sumarte al pasacalle o al desfile internacional defendiendo la bandera de cualquier país”.

 

“Era una costumbre española colocar una cruz en los lugares más altos que tuviesen cerca poblaciones humanas. Esto evitaba el acecho de epidemias o catástrofes naturales. Así, el fraile franciscano Antonio Joseph Alegre posicionó una cruz en la elevación que marca el norte geográfico de Holguín. Esto sucedió en plena colonia española y hoy el sitio es reconocido por lugareños y más allá como la Loma de la Cruz”, detalló Iznaga.

 

Mucho tiempo después la peregrinación hasta donde se encuentra la cruz del fraile Antonio de Alegría significa la apertura de las festividades a que acuden representantes de las más modernas y antiguas manifestaciones del arte.

 

Talleres, congresos y encuentros teóricos abordan la memoria histórica de nuestro país, los andares del audiovisual latinoamericano y proponen un puente literario hacia nuestra raíz. Aun así, como todo acto de valentía cultural, Las Romerías de Mayo

 

Así son estas fiestas, que ya no son sólo de Holguín, sino de toda Cuba, pertenecen por derecho al patrimonio cultural de la nación. Y pareciera que el viento se lleva los recuerdos, pero más y más palomas traen romerías, quizás con el ánimo de convencer a los nativos para que se traigan hasta Holguín sus tesoros identitarios en la próxima edición de las Romerías de Mayo.