Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Homenaje a Santiago Feliú

Fidel Díaz Castro, director de la revista literaria El Caimán Barbudo, saludó la amplia presencia argentina entre el público de la peña Trovando, en el tradicional espacio El Patio de Areito

Redacción Carlos Rodríguez/ COH En Cultura Jan. 27, 2017

El próximo 12 de febrero se cumplirán tres años del fallecimiento de Santiago Feliú, el “zurdo maravilloso de la trova cubana”. “Pero no es avión ni carretera ni atentado ni Vicente. Es Santiago, el más joven, a quien hace una hora se lo llevó un infarto. (…) Muchas malas palabras se me ocurren. Muchas. ‘Son tantas, que se atropellan’”, escribió Silvio Rodríguez al conocer la noticia de su muerte. 

La peña Trovando, que organiza la revista literaria El Caimán Barbudo y tiene lugar cada miércoles por la tarde, reunió a un grupo de amigos, trovadores y familiares, quienes realizaron un homenaje a Santi (como le llamaban los más cercanos), en el tradicional espacio El Patio de Areito, perteneciente a la Empresa de Grabaciones y Ediciones Musicales de Cuba (EGREM). 

Fidel Díaz Castro, director de la publicación, saludó la amplia presencia argentina entre el público. El trovador Félix Robledo, procedente de esa nación austral, compartió escenario con el cubano Augusto Blanca, fundador del movimiento de la Nueva Trova.

Ambos interpretaron temas antológicos de Augusto y de Santiago, y rememoraron las experiencias musicales que compartieron con el autor de “Para Bárbara”, “Iceberg”, y “Ay la vida”. 

Félix relató que su llegada a la trova fue cuando descubrió a Silvio Rodríguez, y luego, cuando conoció a Santiago, significó para él “un antes y un después”. “Tocar con él es una de las mejores cosas que me ha pasado –dijo-. Nunca se sabía con lo que te podía salir”. 

El crítico de música Joaquín Borges-Triana hizo notar la coincidencia entre el hecho de que a Santiago siempre se le señaló su influencia de la denominada trova rosarina, y ahora varios trovadores argentinos estaban aquí para rendirle homenaje. A su juicio, es algo así como lo que el escritor cubano José Lezama Lima llamaba “el azar concurrente”.