Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La influencia de la música cubana en Panamá

Lazos culturales han unido a la Isla y al Istmo, y sus músicos han dejado tantas huellas en la vida panameña, que muchas veces se confunden y entremezclan canciones y autores.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ramón Barrera En Cultura Feb. 27, 2016

(Especial desde Panamá )-Es una afirmación generalizada no sólo entre musicólogos y promotores culturales panameños, sino entre los amantes de los ritmos tropicales, los que aseveran que en el desarrollo de la música del istmo desde el siglo XX, músicos  cubanos de renombre han ejercido una importante influencia.

Algunos de los destacados intérpretes cubanos estuvieron de paso por Panamá, otros decididos a buscar mejor suerte se asentaron en este país, como los emblemáticos Miguelito Cuní y Vicentico Valdés que vinieron a varias presentaciones a mediados de los años 40 y decidieron quedarse por varios años. Ambos fundaron familias y dejaron descendientes panameños. 

“En 1936 la famosa orquesta Casino de la Playa llegaba a Panamá procedente de La Habana”, me cuenta Pedro Acosta, promotor cultural y productor del programa radial Caribe en Concierto. Fue la primera orquesta cubana en presentarse en el país y pusieron a bailar a varias generaciones de panameños. Otras ilustres figuras de la música cubana como Benny Moré y Celia Cruz, con la Sonora Matancera, dejaron su impronta, a tal punto que hoy ambos se escuchan en discotecas y en programas radiales y sus discos se venden en la tienda del Rincón Habanero. Celeste Mendoza, Orlando Vallejo y la Orquesta Aragón cuya primera presentación fuera de Cuba fue por el año 1956 y justamente en Panamá,” continua en exclusiva este animador cultural que siente devoción por la música de mi país.

En épocas más recientes, aún se recuerdan las presentaciones de Adalberto Álvarez y su orquesta o el llamado tren de la música cubana, Los Van Van, en los carnavales de la ciudad de Panamá, que pusieron a bailar al más torpe de los asistentes.

Hace algún tiempo conversando con Rubén Blades, entrevista que conservo me confesó “que sentía una enorme influencia de muchos músicos cubanos y que en sus obras le llegaba el aliento de esas composiciones de Manuel Corona o de la Aragón,  que el ritmo de los Van Van le resulta de una alta sonoridad y sus letras le han servido de mucho”.

Mexicano por nacimiento, cubano por crianza, hispano por la vía materna y con sangre del istmo por la paterna, Rómulo Castro, confiesa  que es “irremisiblemente panameño, pero que no puede dejar de reconocer que la música cubana la lleva en las venas”, “todo lo que compongo y canto mucho tiene que ver con lo que aprendí y viví en La Isla”.“Mi formación musical tiene sin dudas su nacimiento en Cuba”.

 La presencia de grupos y orquestas de la isla, si bien han disminuido su presencia en Panamá debido a las condiciones de contratación, la música cubana goza de una amplia aceptación y difusión en la radio, en centros nocturnos donde se escucha la música y en sitios especializados donde se comercializan los discos de las afamadas casas disqueras cubanas.