Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

La rumba cubana, patrimonio del mundo

Un género musical muy cubano y que ha dado la vuelta al mundo, ahora es motivo para desarrollar un importante evento en su tierra.

Redacción Carlos Rodríguez En Cultura Dec. 2, 2016

El Comité Intergubernamental de la UNESCO, reunido en Adis Abeba, Etiopía, declaró a la rumba cubana como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Hasta ahora, en el país solamente la Tumba Francesa de Santiago de Cuba ostentaba ese nombramiento, que le fue otorgado en 2003. 

Entre los motivos para la declaratoria, la UNESCO argumentó que la rumba, mezcla de música y danza, constituye una expresión de autoestima y resistencia, que contribuye a la formación de la identidad nacional. 

El documento aprobado por el Comité destaca que esta manifestación combina tradición y contemporaneidad, y favorece el reconocimiento del rol de la población africana en la identidad cultural de América. 

"Por su naturaleza integradora y diversidad cultural, se convierte en una expresión de amplio alcance social (…). La riqueza del ritmo, la gracia y la sensualidad de los bailes y cantos, y la alegría que transmite, conecta con muchas personas, independientemente de su género, fenotipo, situación social o geográfica", consigna el texto. 

Gladys Collazo, presidenta del Consejo Nacional de Patrimonio Cultural, en sus palabras ante el Comité Intergubernamental, resaltó que los representantes cubanos en la reunión dedicaban la declaratoria a Fidel Castro, como parte de los homenajes que se han realizado tras su fallecimiento el viernes último. 

Asimismo la funcionaria señaló la coincidencia de que el nombramiento se recibiera justamente en África, de donde provienen las raíces de la rumba y de otros elementos de la cultura y las costumbres del país. En nombre de los rumberos cubanos, Esmidio Iyerosum agradeció esta distinción. 

Décadas atrás la rumba era considerada una manifestación marginal y de segundo orden, y con el paso de los años y el desarrollo de la política cultural cubana alcanzó la legitimidad que le corresponde.

Algunos exponentes imprescindibles han sido los percusionistas Chano Pozo y Tatagüines, la bailarina Celeste Mendoza, y las agrupaciones Los muñequitos de Matanzas y Yoruba Andabo. En La Habana uno de los lugares por excelencia para este género es el Palacio de la Rumba. Su influencia ha llegado a otros géneros como el son, la salsa y el jazz afrocubano. 

También fueron declaradas Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad las fiestas conocidas como fallas valencianas y la cerveza belga. El Comité Intergubernamental se reúne una vez al año para analizar el funcionamiento de la Convención de la UNESCO y los candidatos a inscribirse en sus listas de patrimonio.