Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Nueva era para la historieta

Silvio Rodríguez junto a otros importantes artistas promueven la historieta.

Ramón Ruiz Cubadebate En Cultura July 3, 2015

Le definen “la primera novela gráfica cubana” y vio la luz ahora, en La Habana. Se trata de obras ganadoras del Premio de Creación Ojalá 2012 de Historietas, convocado por Ediciones Ojalá y la Editora Abril.

“El primer encuentro”, de Orlando Pestana Montpelier, Montos, (La Habana, 1985) y “El viaje”, de Luis Arturo Aguiar Palacios (Santiago de Cuba, 1979) comparten espacio entre sí en las páginas de un libro, donde además se leen algunas de las obras que el jurado recomendó para su publicación.

En realidad fueron varias las obras recomendadas por Jorge Oliver, Silvio Rodríguez, Roberto Fabelo, Juan Padrón, Roberto Alfonso, Orestes Suárez y Ernesto Padrón. 39 historietas aspiraron al premio que junto a la Casa editorial Abril, promueven los estudios Olalá, de la mano del trovador Silvio Rodríguez.

El trovador en sus inicios estuvo ligado a la revista Mella, y esbozó dibujos e historias bajo la tutela del caricaturista Virgilio.

La iniciativa impulsada por Rodríguez pudiera abrir la puerta a una nueva etapa para la historieta cubana que tanto brilló en el pasado, no solo con la publicación de libros dedicados a personajes como Elpidio Valdés, Matojo o Yeyín, sino por la realización de una revista dedicada al tema como lo fue Comic, de la editorial Pablo.

También los periódicos incorporaron sus tiras cómicas de donde salieron personajes que luego cobrarían una vida propia para convertirse en íconos del dibujo animado cubano. Incluso, algunos medios de prensa trataron de incentivar el hábito por la lectura mediante la inserción de grandes relatos de la literatura convertidos en historietas.

Tal fue el caso del periódico Revolución, donde a manera de comic se abordaron pasajes patrióticos de la historia de Cuba.

Posteriormente Juventud Rebelde difundió la historieta para un público mayor, e incluso llegó a popularizar momentos como aquel donde satirizaba algunas de las telenovelas más seguidas entre el público cubano. Pero, con la crisis de los noventa, también la historieta perdió fuerzas.

Ahora, con la entrega de esta primera novela, la historia podría cambiar.