Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Realizan escultura de Alicia Alonso

La obra a cargo de los escultores José Villa Soberón y Gabriel Cisneros representará a la gran bailarina cubana en su interpretación de Giselle

María Lucía González Archivo En Cultura Feb. 27, 2017

Un esbozo en barro de lo que será la escultura de la prima bailarina Alicia Alonso en el Gran Teatro de la Habana, se encuentra listo, a cargo de los artistas cubanos José Villa Soberón y Gabriel Cisneros, según publicó el sitio digital del Ballet Nacional de Cuba.

La obra ha sido acogida por la renombrada bailarina como un momento de felicidad, toda vez que representa una forma eterna de reconocer su arte, apuntó en entrevista concedida a la agencia Prensa Latina.

Falta mucho para concluir, aclara Soberón, quien reconoce el alto compromiso que significa llevar a esta gran figura de Cuba y del mundo a una escultura, donde hay detalles de su personalidad y postura que no pueden faltar, de ahí el amplio estudio sobre su vida que conllevó este trabajo.

Sobre los pormenores de la pieza, dijo que representará una pose muy singular de Alicia en la interpretación de Giselle, específicamente un momento del primer acto de esa obra cumbre del romanticismo. Cuenta que esta será su propia interpretación de ese instante que le sirvió de fuente inspiración, junto al joven Cisneros, cuyo talento considera muy valioso en la realización de este proyecto.

El artista destacó la emoción que significa que la propia persona que convertirá en escultura revise y aporte sus opiniones sobre la obra, algo inédito para el autor de otras figuras emblemáticas, como la estatua de John Lennon, y la del escritor Hemingway, recostado a la barra del restaurante Floridita.

De esa visita in situ de Alicia ha resultado una relación de amistad y trabajo muy provechosa. La bailarina –cuenta el escultor- le ha mostrado su manera de bailar, de hacer estiramientos y otros detalles que marcarán un punto de giro para los escultores, quienes aún pasarán meses en el taller puliendo precisiones y formas.

“Aquí lo cotidiano de Alicia no será una pose típica de ella en la vida, como en las esculturas anteriores que he hecho, sino su actuación en el escenario, donde tantos años ha sido una triunfadora. Es así como todos la recordamos y evocamos siempre”, asegura el autor.