Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

“Sara González es de esa gente que no se puede recordar con tristeza”, dice trovador

A cinco años del fallecimiento de una de las fundadoras del Movimiento de la Nueva Trova cubana Sara González, sus compañeros en la Isla la recuerdan.

Redacción En Cultura Feb. 1, 2017

“Tuve el privilegio de trabajar con ella 17 años en el grupo Guaicán. Para mí fue una escuela dentro del movimiento de la nueva trova a pesar de que se marchó antes de tiempo, nos dió un margen para creer que estábamos preparados, pero era mentira, siempre se siente su ausencia, dijo el trovador Pepe Ordaz.

“Sara González es de esa gente que no se puede recordar con tristeza, porque era una ‘jodedora’ (bromista) cubana, y siempre que hablamos de ella terminamos riéndonos”,dice el trovador en declaraciones a Cuba es otra historia, en ocasión del quinto aniversario del fallecimiento de “la Gorda”, como la conocían sus amigos.

Tambien, en la próxima Feria Internacional del Libro de La Habana, se presentará el libro Sara González: una explosiva ternura. El volumen recoge entrevistas, testimonios, artículos y canciones, con historias de sus colegas y más allegados.

La edición de los textos está a cargo del Centro Cultural Pablo de la Torriente Brau, un sitio que agrupa a trovadores y poetas de la Isla, donde Sara solía ofrecer conciertos y descargas.

La trovadora nació en el barrio habanero de Marianao, el 13 de julio de 1951. Su padre fue tabaquero y su madre costurera, y ambos poseían un alto sentido de la cubanía y de la justicia, así como un enorme gusto por la música y el baile; cualidades que le trasmitieron a su hija.

El 26 de diciembre de 2011, en El patio de la gorda, el espacio que ella animaba cada mes en un solar de La Habana, se despidió de su público diciendo:

 “Después de esta actuación, en esta tarde, lo que me queda es desearles muchísimas cosas lindas, muchísima felicidad, desearles salud -sobre todo salud-, para lo que les queda por vivir a todos. Que sean felices, que sean tan felices como se sienten ustedes cada vez que vienen aquí. Todos los días tenemos que darle gracias a la vida por lo que estamos viviendo.”