Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Silvio Rodríguez: Sin error en el pronóstico

Poéticas palabras de un compañero de comienzos de trova, de un amigo de historias en la Habana, de alguien que le llama “El Flaco” por su íntima relación. Una opinión con voz autorizada de Rafael de la Torre, fundador del Movimiento de la Nueva Trova Cubana y residente en Argentina.

Rafael de la Torre Carlos Rodríguez En Cultura May 30, 2015

“Se acerca un frente cálido, muy tropical, bien caribeño, con manifestaciones variadísimas de intensidad  rítmica y poética, con lluvias de talento espontáneo en la capital y conurbano…..”,tremendo fue  el pronóstico de esta semana que concluye. Y para mayor ocupación de los que recibieron con beneplácito este brusco,  pero saludable cambio sin un “tilín” de  dudas se abrió ante sus ojos y oídos, la  magia de Silvio Rodríguez y  los  magníficos  músicos que lo acompañan.

 Silvio, estrenando canciones en de un ayer personal, que parecen de hoy, del  momento, de ese intimo que solo alguien como él te da,  para que los miles que estábamos en el Luna, nos creyéramos la soledad acompañada, un reposo en la estrella, esa…..o aquella. ¡Caramba!,  que generosidad venir a repartir la luz que guarda junto al trovador de barro negro en el pabellón de sus juguetes,  ¡que plenos al llegar a casa y ” reSilviar”  la noche!.

No pretendo compilar canciones, ni mucho menos explicar al modo de crítico,  lo que no necesita explicación, un ramillete  de canciones, nos transportaron a un mundo interior que a veces y muchas…, nos aplastan la cotidianidad, la fe raída el proyecto postergado.

 Con Niurka, ángel expirando melodías, los grandes músicos del cuarteto de Jazz y los Trovarroco, canciones que sabíamos -porque él no las hizo aprender-llegan nuevas a colocarse dócilmente en nuestros oídos. Son jóvenes talentos  de la música cubana estos, que también con gentileza deja con nosotros, Silvio. ¡Que generosidad!

¿Cuántos de los sesentones que estábamos en el Luna, no hemos cantado  “ojala”, a nuestros hijos pequeños para dormirlos?, sabiendo que era nuestra absoluta y sincera complacencia. Estos niños que eran, también estaban en el Luna, entendiendo una vez más porque tanta emoción en la voz de una muchedumbre …

Esa y no otra, era la voz de Silvio en nosotros, la obra vestida de fuego y flores, el canto de tres generaciones.  ¿Y luego?....Lugano, el camino  a otro barrio, el destino de otra entrega  en manos  propias, allí estarán, volviendo a cotejar  la memoria viva de otros hombre y mujeres, familias que no conocíamos, hermanos que de pronto están. Si, amigos una noche a todo amor.

Que coincidencia,  por otro lado “los jóvenes del Buena Vista” en un teatro Gran Rex, repleto y en el mismo momento, Silvio Rodríguez y sus huestes, subían al escenario con un Luna Park con un lleno total.  ¡Que salud  la de la música cubana!, que exponentes dignos de alabar por su maestría y sencillez, por su entrega y trayectoria.

Se pudieran decir tantas cosas, pero dejémoslo para otro momento. Por ahora vamos a seguir disfrutando de todo los nos han dejado estos grandes de la música cubana en su paso por Buenos Aires.

¡Que claro pronostico del tiempo, algún día no hubo errores notables!.¡Caray!