Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Teatro argentino de altos quilates en escena cubana

La Compañía Teatral “Rita Montaner”, estrena en la Sala Teatro El Sótano, en el Vedado habanero, la obra Volvió una noche, del autor argentino Eduardo Rovner, Premio Casa de las Américas 1991.

Lydia Sixto En Cultura Nov. 21, 2015

El reencuentro entre pasado y presente, situaciones que pasan de la comedia a la más necesaria reflexión y el cruce entre el mundo de los vivos y el de los muertos,  colman cada espacio dramatúrgico de la pieza Volvió una noche, que por estos días presenta la Compañía Teatral Rita Montaner.
Se trata de una comedia del argentino Eduardo Rovner, —la pieza le valió a su autor el Premio Casa de las Américas en 1991— que regresa a la escena cubana bajo la tutela artística y general de Fernando Quiñones Posada.

La propuesta escénica contiene diálogos hilvanados con agudeza y una reflexión oportuna sobre la familia y la vida, en tanto nos presenta a una madre fallecida que decide regresar al mundo de los vivos para pedirle cuentas a su unigénito, pues cree que este ha tomado un camino equivocado en la vida.
En declaraciones exclusivas a “Cuba es otra historia”, Quiñones Posada, director de la compañía Rita Montaner, señaló que si bien hace 14 años trabajó con ese texto «este montaje incluye canciones, bailes y otros elementos diferentes, que lo convierten en un espectáculo musical y una novedad escénica».

Subrayó que decidió retomarlo porque «es una puesta de mucha pegada y una excelente obra que deberían conocer los más jóvenes. Además guardo gratos recuerdos. Por ejemplo, cuando estrenamos en 1994 el autor quedó sorprendido al escuchar la banda sonora pues había temas que él, siendo argentino, desconocía. Esa experiencia nos marcó mucho».

Volvió una noche alude con su título  a un popular tango— fue estrenada por primera vez en 1993, en Uruguay. Desde entonces ha sido representada diversos escenarios del mundo, alcanzando otros galardones como el premio Florencio (de la Asociación de los Críticos Uruguayos) y Argentores (de la Sociedad General de Autores de la Argentina).