Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Una gigantesca galería de arte a cielo abierto

La Bienal de la Habana transformó a la capital de la isla con una importante muestra de arte contemporáneo cambiando la geografía del Malecón y otros sitios de la ciudad.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Barceló En Cultura May 30, 2015

Una Habana diversa y cambiante dialoga con el público cubano y extranjero a través de numerosas obras de arte que atrapan la atención de los espectadores que, por estos días, hacen un hueco en su agenda para subirse a este tren del arte contemporáneo que ha convertido a la capital cubana en una inmensa galería. Se trata amigos de la XII Bienal de La Habana.

En un rápido recorrido por las arterias capitalinas, sobre todo por esos centros neurálgicos de la Bienal que son el Malecón, el Museo Orgánico de Romerillo, el Centro Wifredo Lam y la fortaleza de la Cabaña, se puede descubrir a una gran cantidad de público de todas las edades que aprecian con ánimo indagador las obras que dialogan con la realidad cubana y ponen al ser humano frente a sí mismo para encontrar algunas de las respuestas a las preguntas esenciales que se realizan los seres humanos en cualquier rincón de este mundo.

Con más de 240 artistas y un centenar de proyectos entre individuales y colectivos, el Parque Morro-Cabaña de esta capital, exhibe la muestra colateral Zona Franca, la mayor de arte cubano de esta XII Bienal de La Habana.   Uno de los principales incentivos de Zona Franca es la idea de mega exposición que defienden sus organizadores, cuyo propósito fundamental es constituir un panorama visual de los últimos cinco años del arte cubano contemporáneo.

Asimismo, se trata de un espacio con una confluencia intergeneracional notable, donde coexisten artistas como Mabel Poblet, Jorge Otero, Adonis Flores, Eduardo Ponjuán, Ernesto Rancaño, Lázaro Saavedra, Meira & Toirac, Eduardo Abela, Arturo Montoto, entre otros.

Entre  los proyectos que se insertan dentro de este espacio colateral se encuentra la muestra de fotografía abstracta Quiero ser lo que puedas ver; mientras que en pintura destaca No le temas a los colores estridentes, una exposición donde los creadores privilegian la presencia del color en sus obras.
 
Por otra parte, las temáticas fundamentales de Zona Franca versan en torno a la memoria, la identidad, la construcción de la historia, la reflexión sobre el propio arte, la comunicación y la insularidad

Esa es quizá, una de las ganancias de esta cita que apuesta por promover obras de arte con gran calidad y hechura que privilegian la espiritualidad y el cuestionamiento para que las personas encuentren en el poder del arte un camino de transformación.

Verdaderos monstruos del arte han recibido el homenaje que se mrecen en La Habana El título de Doctor Honoris Causa de la Universidad de las Artes de Cuba fue entregado a los artistas Joseph Kosuth, Michelangelo Pistoletto, Daniel Buren y Gabriel Orozco, verdaderos monstruos del arte contemporáneo mundial.

En la institución, los creadores recibieron el pergamino que acredita dicha condición y obras de arte confeccionadas por profesores y estudiantes del centro, de manos de Julián González, ministro de Cultura, y de Rolando González Patricio, rector de la casa de altos estudios.
 
Un rostro gigante de mujer mira al mar desde el Malecón de La Habana y su escultor, el cubano Rafael San Juan, reveló la inspiración en el movimiento y el espíritu de Viengsay Valdés.
 
Hace siete meses, la primera figura del Ballet Nacional de Cuba lo ayudó a definir la pose y la forma del cuello de Primavera, como bautizó a la escultura de ocho metros de alto, construido con acero reciclado para exponerla en esta  Bienal de La Habana.

El estudio del movimiento de Valdés me transmitió el espíritu de la pieza y luego la explicación de ella sobre su concepción de mujer cubana me cautivó, una de las sugerencias que me hizo fue no mirar abajo porque aquí las mujeres son fuertes, afrontan la alegría, el trabajo, los problemas de frente, contó San Juan a “Cuba es otra historia”. Por esa sugerencia de la reconocida bailarina, el escultor asegura que aunque Primavera no refleje un rostro en específico sino una conjunción de muchos el espíritu de la escultura proviene de la Valdés, incansable trabajadora y admirable cubana.

Hasta el 22 de junio, la capital continuará experimentando las transformaciones que puede provocar el arte en cualquier espacio. La convocatoria está abierta, solo queda disfrutar y experimentar las propuestas de otros saberes en cada pintura, grabado, dibujo, escultura, intervención pública o performance que encontremos en el camino.

La Habana está de fiesta, una verdadera apoteosis de la cultura la estremece por estos días…  la urbe habanera será una enorme galería a cielo abierto, con la participación de más de un millar de artistas de todas las latitudes y 170 proyectos, con unos 400 autores.  Si viene lo podrá comprobar usted mismo.