Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cuba dice adiós al Clásico de Béisbol

La demostración del equipo cubano en el evento élite del béisbol valida la necesidad inminente de cambios a tono con el desarrollo del deporte en estos tiempos

María Lucía González TVC, Rolando Pujol En Deporte March 16, 2017

La salida del equipo Cuba del Clásico Mundial de Béisbol dejó el sabor amargo de la peor de las derrotas. Un 14-1 sufrido en el enfrentamiento ante Holanda fue el resultado totalmente inesperado, luego de haber demostrado la representación de la Isla una adaptación y respuesta al estilo de la pelota de este evento, en la segunda cruzada con Japón, unas horas antes de su último partido.

 

Los pronósticos nunca aventuraron una victoria a favor de Cuba, pero al menos se consideró la posibilidad de un juego más cerrado, donde los pitchers tuvieran mayor control, y la ofensiva y la defensiva un mejor desempeño.

 

El manager Carlos Martí advirtió desde el principio que pasar a la segunda etapa era la meta para esta selección, pero la afición cubana está acostumbrada a todo o nada, y desde que empezó el deterioro del deporte nacional, hace unos años, espera respuestas que no llegan, cambios que cada vez son más inminentes y se soslayan de Clásico en Clásico. Todo esto deriva en finales humillantes a los que cuesta trabajo acostumbrarse.

 

Porque no se puede subir a la luna a caballo. Hay que adaptarse a los nuevos tiempos, sumarse a los cambios que exige el béisbol dentro y fuera del país, y conocer mejor a los adversarios en el terreno, lo que exige topes en distintos momentos, antes de llegar al que se ha convertido en el evento estrella, para el que se preparan los principales equipos del orbe.

 

Al menos Cuba, a pesar de las dificultades, ha logrado mantenerse en esa élite, pero la historia y el desarrollo del deporte nacional apuntan a buscar nuevos métodos, que ayuden a recuperar cuanto antes el lugar que durante años ocupó en las lides internacionales.

 

Mientras más se posterguen las nuevas estrategias técnicas para la preparación de los atletas, los conceptos de nuestra liga nacional y la confrontación directa con los estilos de actuación de los equipos punteras en el béisbol, se alargará la pesadilla que hoy vive el béisbol en Cuba.

 

No todo está perdido, porque intentos de modificar estructuras y mentalidades han surgido, sobre todo en este último ciclo de preparación con vistas al Clásico, pero no aparece la fórmula adecuada. Si un camino no resulta, hay que pensar en otro, para salvar la honra de una de las pasiones de los cubanos.