Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El boxeo también está de luto

Fallece uno de los más grandes boxeadores cubano amateurs de todos los tiempos Adolfo Horta Martínez.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Cortesia Diario Adelante En Deporte Dec. 2, 2016

No por natural, su súbita muerte nos acongoja, aun cuando el dolor me oprime por la partida de ese gigante de la historia que es Fidel, conozco la infausta noticia del fallecimiento de un grande, el camagüeyano Adolfo Horta, triple campeón mundial de boxeo,  quien falleció Acostumbrado siempre a ganar cada combate, libro su última pelea al bajar la guardia y perder la pelea más importante: su vida.

Un homenaje póstumo a su figura se desarrolló en la Casa de Cultura, en el centro histórico de esa ciudad, donde el pueblo camagüeyano le rindió tributo según el sitio digital de la emisora Radio Agramonte.

Reconocido por su destreza para pelear en las tres distancias del boxeo: larga, corta y media, su exquisita técnica,  su virtuosismo y su extraordinaria velocidad de piernas y manos que abrumaba a los rivales que enfrentaba, fue bautizado como “el hombre del boxeo total”. Campeón mundial en los 54 kilogramos (Belgrado, 1978), en los 57 (Múnich, 1982), y en los 60 (Nevada, 1986). 

En su carrera de alrededor de 15 años ese destacado atleta cubano solo consideró como momento desafortunado esa plata olímpica, cuando no ganó el título en los Juegos de Moscú en 1980.. Ganó otros muchos cetros pero no pudo pasar del lugar número dos olímpico en Moscú, 1980. Su absoluto dominio le permitió ganar más de 300 peleas en varias categorías,

Tuvo una carrera deportiva de 15 años y sólo tuvo un momento desafortunado cuando se le escapó la presea dorada en los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980. En esa oportunidad luego de un buen primer asalto, se vio afectado en los dos siguientes ante el alemán Rudi Finn, y perdió las oportunidades de alcanzar la gloria olímpica, única deuda pendiente que dejó como atleta este boxeador antillano. 

Sobre el gran fran único fracaso de su carrera expresó en una entrevista: "Sinceramente fui yo quien perdió. Había sido mi último pesaje, y después ingerí mucho líquido, lo que salió a relucir en el segundo asalto, cuando me puse muy lento. Por eso digo que esa medalla no la ganó, sino que se la regalé, porque a boxeadores mejor que él les gané con facilidad "[

Al fallecer, el también Hijo Ilustre de esta urbe se desempeñaba como entrenador en la Academia Provincial de Boxeo de Camagüey.