Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Las primeras horas de Shaquille O´ Neal en Cuba

La reconocida estrella basquetbolista alborotó la popular barriada habanera de El Vedado en la mañana del domingo. Nombrado por Barack Obama como “Embajador del Deporte” para Cuba, inició su programa oficial de tres días con un encuentro de más de una hora con niños y jóvenes en una instalación dedicada al deporte de los canastos.

Miguel Hernández, Colaborador Ernesto Salazar En Deporte June 27, 2016

“Sí, el Presidente Obama me llamó antes de salir hacia acá” reveló una de la más destacadas figuras de la historia de la Asociación Nacional de Baloncesto (NBA, por sus siglas en inglés), preguntado por Cuba es otra historia instantes después de apearse del autobús que lo trasladó junto a su comitiva desde el  hotel donde se aloja en el centro histórico de La Habana.

 

O´Neal tiene la encomienda del Presidente norteamericano de impulsar más las relaciones bilaterales por medio del deporte y con su presencia darle alientos al progreso de esta disciplina entre los infantes “ojalá se conviertan en futuras estrellas olímpicas”. “Es importante que el presidente Obama haya abierto la puerta de las relaciones, ello propiciará beneficios también a través del deporte, del baloncesto, del béisbol, del fútbol “soccer”, y otros más” señaló.

 

Y ese mensaje lo repitió varias veces a los periodistas que siguieron su “ debut” en Cuba sobre dos canchas de cemento repletas de chicos, que al final de una jornada castigada por el ardiente sol veraniego, rodearon al gigante de ébano de dos metros y pico de estatura y más de 300 libras, para una foto de familia.

 

Este mismo recinto deportivo fue visitado en abril de 2015 por una delegación encabezada por Steve Nash, dos veces Jugador Más Valioso de la NBA; Dikembe Mutombo, Embajador internacional de la NBA; y Ticha Penicheiro, leyenda portuguesa de la WNBA (la versión femenina de la NBA), una estancia que significó la primera de una institución deportiva profesional de la Unión Americana después del giro político decretado por Obama hacia la Isla.

 

La ex estrella, con cuatro títulos de liga –tres con Los Lakers de Los Ángeles y otro con el Heat de Miami–, que jugó durante 19 temporadas,15 veces seleccionado en el Todos Estrellas, campeón olímpico en Atlanta-96, y  medalla de oro del Campeonato Mundial de 1994 en Canadá, entró a la cancha con camiseta y short negros, y unas zapatillas nombradas “Shaq” junto al de una conocida marca que patrocina.

 

Así, uno de los pívot más dominantes y de poder físico en la historia de la NBA, comenzaba su sesión: los niños y niñas entraban al aro con la pelota mientras él los “gardeaba” e intentaba bloquearlos. Desató las risas y aplausos del público cuando decidía “taponear”  a algunos, o cuando a los más pequeñines  los cargó para llevarlos con sus manazas hasta la misma boca del aro para que colaran el balón. O cuando hizo una “clavada”que estremeció el tablero.

 

El sudor le salía a chorros por la espectacular anatomía. Se bebió algunos pomitos de agua. “!Rápido, rápido…!, fue una de las poquísimas palabras que dijo en español para organizar a los entusiastas jugadores que portaban camisetas con la inscripción:”La diplomacia del baloncesto de parte de Shaquille O´Neal”, mientras se frotaba el rostro con una toallita blanca.

 

La víspera, el enviado deportivo de Obama había conseguido un primer canasto antes de su programa oficial: por primera vez una delegación de deportistas cubanos, en este caso una decena de ex figuras locales del béisbol y el baloncesto visitaban la Casa de los Estados Unidos, la residencia del embajador Jeffrey De Laurentis, Encargado de Negocios de esa legación en La Habana, para reunirse con O´Neal.

 

Esta visita es el primer proyecto en el que la embajada estadounidense  se une al Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (INDER).

 

“La reunión fue muy cordial,  se rememoraron las historias deportivas de los presentes y se destacaron la importancia de esta visita, y por supuesto, la repercusión del restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre ambas naciones” dijo a Cuba es otra historia una de las glorias deportivas cubanas asistentes.”Duró unas dos horas, y después compartimos todos en una “paladar” (restaurant privado) en El Vedado”.

 

Cercano al mediodía O´Neal y miembro del Salón de la Fama del Básquetbol desde abril pasado, se despidió de la multitud tras actuar como árbitro por unos minutos en un partidillo entre los chicos para tres horas después junto al ayudante del  entrenador de los Dallas Mavericks Kaleb Canales, trasmitir sus conocimientos a entrenadores y jugadores cubanos del alto rendimiento  sobre el tabloncillo “La Mariposa”, de la llamada “Universidad del Deporte”, aledaña a la Ciudad Deportiva.

 

El ex astro de la NBA llegó el sábado en la mañana a La Habana pero hasta el mediodía del domingo los espacios televisivos cubanos n se habían hecho eco de su arribo.

 

“Para mí también ha sido histórico este viaje” nos dijo Alex González, un cubano-americano que vive en Miami – cuyo padre casualmente fue empleado del INDER- y que sirve de traductor a Shaq a quien conoció cuando éste visitaba su negocio en los tiempos que jugaba para el Miami Heat.“Nací en Buenavista –un barrio de La Habana-,  a los cinco años salí de Cuba y tengo 42.Y ahora regreso por primera vez”.