Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Perdió matanzas, pero no Víctor Mesa

El famoso exatleta y director de béisbol cubano acaba de anunciar que dejará de dirigir en series nacionales, pero deja abierta la posibilidad de seguir aportando con su experiencia siempre que le convoquen en pos de la salud del deporte nacional en la isla

María Lucía González Internet En Deporte Jan. 21, 2017

En etapa de play off de la pelota cubana acaba de ocurrir un suceso que ha suscitado comentarios en diversas partes del mundo. El destacado mentor del equipo de Matanzas, Víctor Mesa, anunció que dejará de dirigir por el momento, luego de perder la clasificación de su equipo el pase a la final del 56 campeonato nacional.

Ya antes había anunciado su partida, pero siempre estuvo esperanzado de que sería con el triunfo de campeón, por el que tanto se esforzó durante los seis años consecutivos al frente de esta novena.

“No voy a decir que no dirijo más porque estoy al servicio del béisbol cubano, pero tendrían que hablar conmigo y convencerme. La idea que tengo ahora es descansar”, dijo a la prensa durante la conferencia ofrecida al finalizar el último partido que defendió como siempre con cuerpo y alma.

Víctor Mesa es una de las más controvertidas figuras de la pelota en Cuba. Su dinámica de juego siempre será recordada en su etapa de atleta, y en la dirección de equipos –primero Villa Clara y luego Matanzas- ha sentado pautas con estrategias y decisiones inteligentes y ajustadas a los tiempos actuales del desarrollo del deporte en el mundo.

No por casualidad ha figurado en la nómina de directores y asesores de los equipos Cuba participantes en las lides internacionales de béisbol, durante los últimos años. Su opinión, consejo y a veces apresuradas salidas le merecen el respeto y la responsabilidad que se le ha concedido como reconocimiento al trabajo que inició desde la base en la búsqueda  y desarrollo de talentos nacionales.

Vale destacar que con él habrá que seguir contando para los venideros eventos internacionales del equipo nacional. Aún no se conoce quién dirigirá la selección cubana al IV Clásico Mundial de Béisbol, pero seguro él está entre los primeros en la nómina. “. Yo nunca voy a renunciar a dirigir a Cuba al Clásico Mundial ni a ningún evento internacional, pero el único equipo que no ha dado su manager para ese evento somos nosotros. Hay tremendo rollo con eso y dicen que pondrán al manager después que se acabe la Serie. Si no lo han decidido y no me han puesto hasta ahora, pues entonces que pongan el director que gane y ya”.

Con los matanceros tuvo una experiencia importante: Seis años, seis medallas, de ellas dos veces en final. Fue un equipo que estaba en”el sótano” -como suele llamarse a los últimos lugares- y con un trabajo sostenido desarrolló un espíritu competitivo individual y colectivo de mucha valía., tanto física como mentalmente, lo que no pudo lograr fue que los jugadores mantuvieran ese ritmo a la hora de definir campeonatos. “ Ocurren estas cosas”, destacó. Así pasó con Villa Clara anteriormente, él y su equipo técnico allanaron un camino de victorias.

Porque en la historia del béisbol cubano su nombre ya está inscrito con méritos como el gran jardinero central, bateador, corredor de bases, y director. Un hombre que deja muchas enseñanzas hasta hoy y con quien habrá que contar en lo adelante porque tiene voz propia, defiende lo que cierne y tiene bien claras cuáles serían las tácticas y estrategias para el futuro más inmediato.

Augura que se puede hacer mucho por el béisbol cubano en materia de comunicación y convenios para acceder a más artículos que faltan, sobre todo ahora que muchas personas por el mundo quieren ayudar. Con ese espíritu optimista y “con los pies en la tierra”, cierra un importante capítulo de su vida. Ahora promete seguir las series venideras desde las gradas y cuando sea necesario poner su granito de arena en lo que le convoquen.