Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Predicciones y debates olímpicos

Algunos especialistas y conocedores de temas deportivos en la Isla no quieren aventurarse a pronosticar la actuación de Cuba en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, por temor a equivocarse o a parecer “soñadores” o “escépticos”. Todo indica que la delegación caribeña superará su actuación de hace cuatro años en tierras británicas.

Maria Lucía Gonzalez Ricardo López En Deporte May 13, 2016

Resulta difícil predecir la actuación de Cuba en los venideros juegos olímpicos, que tendrán lugar el verano próximo en Brasil, pero siempre hay osados y conocedores del tema que aventuran una que otra posible victoria.

 

Lo cierto es que en el pasado evento olímpico Cuba dejó mucho que desear en cuanto a los pronósticos que se hicieron, y en ello influyeron múltiples factores que en este nuevo ciclo no fueron resueltos del todo.

 

El desarrollo del deporte en la mayor de las Antillas, siempre ha sido uno de sus baluartes, por la presencia significativa de medallistas en los principales encuentros regionales y a escala mundial. Las escuelas de formación y preparación de atletas y la participación en topes nacionales y más allá de las fronteras han estado siempre entre las prioridades.

 

Pero, lamentablemente, ese ritmo ascendente retrocedió en los últimos tiempos como parte de los impactos de la situación económica del país, además del incremento del robo de talentos promovido fundamentalmente desde Estados Unidos, entre otros factores negativos.

 

Los atletas no tendrán todas las condiciones que esperan, pero el Estado continúa dando prioridad al desarrollo deportivo y asigna un notable presupuesto a los centros especializados.

 

Muchos locales de entrenamientos y complejos deportivos están deteriorados, hay problemas de transporte, alojamiento, déficit de implementos y trajes deportivos. Todo conspira contra el avance, y a veces propicia la desmotivación en cadena.

 

Sin embargo, otros valores predominan por encima de las dificultades en una inmensa mayoría de atletas y entrenadores que han hecho “de tripas corazón” en este ciclo olímpico y asoman con resultados con un puesto bien ganado en el certamen. Ya suman 86 los clasificados y se esperan otras sorpresas.

 

Se habla de la estabilidad y fortalecimiento del equipo de boxeo, del histórico paso de triunfos de los judocas, de la actuación femenina de baloncesto, de la gimnástica, algunas especialidades del atletismo, la lucha y el remo, entre otros. Por tanto, muchos nos aventuramos a decir que existen condiciones para que los resultados de Brasil superen a los de Londres.

 

Si pronosticar es atrevido, no hacerlo sería escepticismo. Los conocedores del tema tendrán la última palabra al decir o predecir qué pudiera pasar. No se puede vaticinar a ciegas. Como siempre habrá que usar tablas, actuaciones, ponerlo todo en la balanza, calcular y tratar de acercarse a las posibilidades reales de actuación tanto en lo individual como en lo colectivo.

 

Sin fanatismo ni falsas expectativas al cubano común, que en su mayoría sigue las transmisiones de los Juegos Olímpicos, hay que darle elementos porque las peñas deportivas sobre las olimpiadas de Brasil que ya son un tema recurrente en las esquinas y parques donde se reúnen grupos de aficionados para hablar sobre el tema.