Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Tope de boxeo, un puente desde Pittsburgh

Por segunda ocasión se enfrenta una escuadra juvenil cubana del deporte de los puños, con sus similares de la ciudad norteamericana de Pittsburgh

Valentín Rodríguez Yailín Alfaro Guillén En Deporte Feb. 22, 2017

Por segunda ocasión se enfrentarán equipos juveniles de boxeo de Cuba y Estados Unidos. Para ello ha llegado a La Habana un conjunto desde la ciudad de Pittsburgh, en pos de una lid con una escuadra local.

Este choque da continuidad al realizado el pasado 30 de julio, en el puente de Roberto Clemente de la ciudad de Pittsburgh, en el estado de Pensilvania, que finalizó siete por cuatro, favorable a los cubanos. Competirán en esta oportunidad 13 púgiles entre las edades de 17 y 26 años.    

El encuentro amistoso se realizara en la sala polivalente “19 de noviembre”, en la capital de la occidental provincia de Pinar del Río. En esta ocasión, están previstas peleas en las divisiones de 52, 54, 56, 57, 60, 62, 64, 65, 70 y 75 kilogramos.

La fecha de celebración del primer tope bilateral fue motivo para que la Alcaldía de la ciudad de Pittsburgh lo proclamara Día de la Amistad entre Cuba y Estados Unidos, justo en el emblemático puente de Roberto Clemente, en el estado de Pensilvania. 

Desde 1999 el puente lleva el nombre del beisbolista puertorriqueño que ganó dos Series Mundiales con el equipo donde hizo su carrera profesional, los Piratas de Pittsburgh. 

Clemente, además de ser considerado uno de los mejores jardineros derechos de la historia, sobresalió fuera del campo de juego por su preocupación por el prójimo, interés que lo involucró en el fatal accidente aéreo donde perdió la vida. Llevaba un cargamento humanitario a las víctimas del terremoto en Nicaragua, en diciembre de 1972.

La prensa oficial menciona la llegada del grupo de pugilistas, pero el tope tiene significación, incluso más allá del puente deportivo, toda vez que la cita boxística ha tenido un notable respaldo del congresista del Partido Demócrata por Pensilvania, Michael Doyle, a quien se le reconoce un papel muy activo en mejorar las relaciones con la Isla.

El asunto se ha estado organizando desde el pasado año, y Michael Diven ha sido su “comandante en jefe”. Diven, un ex miembro de la Cámara de Representantes de Pennsylvania, es hijo de “Joey” Diven, un legendario boxeador profesional norteamericano de los años 40 y 50.

Él ha corrido a cargo de los primeros contactos con las autoridades cubanas, encontrar los patrocinadores, y finalmente concretar la idea. Con este objetivo viajó varias veces a la Isla, las más reciente, acompañado por un hijo de Roberto Clemente, quien le ha servido de traductor en La Habana. 

Su amor por este deporte lo ha llevado a organizar en los últimos tres años el “Pittsburgh Donnybrook”, un match entre peleadores de su ciudad e Irlanda, a propósito del tradicional “Día de San Patricio”.