Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Yarisley Silva, la dama prometedora en el salto con pértiga

La joven está en forma para su actuación en la próxima cita olímpica. Una de las promesas de medallas de la delegación cubana del atletismo que suma 32 atletas hasta la fecha.

Maria Lucía Gonzalez Ernesto Salazar En Deporte June 17, 2016

Al alcanzar los 4,65 metros en la V Copa Himmelssturmer, en Zwibrucken, Alemania, Yarisley Silva  se consolidó la semana pasada como una de las figuras prometedoras de la delegación cubana a las Olimpiadas de Rio de Janeiro 2016.

 

Esta victoria de la jovencita que va ganando en altura de salto y de madurez atlética se suma a la trayectoria de triunfos durante la etapa de este ciclo olímpico, donde pretende superar los resultados de su actuación en la pasada edición, según declaraciones del colectivo de entrenadores de esa disciplina.

 

La experimentada en el salto con pértiga se muestra más segura en cada presentación, fruto de su preparación física y psicológica, y el estudio a profundidad de sus principales rivales en el orbe, aspectos que han sido determinantes en su consagración en el terreno y en las continuas veces que ha escalado el podio en los últimos tiempos, en su mayoría en la más alta escala. 

 

Oriunda del territorio más occidental de Cuba, Yarisley se ha convertido en una de las atletas con posibilidades de medallas en la próxima cita olímpica, según los pronósticos de especialistas, la prensa y los conocedores del tema en Cuba. Su validez como fuerte contrincante para las figuras más destacadas en esta modalidad del atletismo refuerza cada vez más esos criterios.

 

Fue ganadora del cetro dorado en la Copa Mundial, y desde entonces ha seguido una estera de triunfos internacionales para llegar en forma a un evento seguido por millones de aficionados en el mundo, que tendrán la oportunidad de disfrutar de su solidez, nivel de concentración  y confianza que ha ido ganando en el terreno, al superar alturas que prometen.

 

En una peña deportiva de esas que el pueblo cubano improvisa cada día en el Parque de la Fraternidad de la capital cubana, escuché a un aficionado decir que no se puede nunca desdeñar al contrario, ni confiarse por esta o aquella victoria. Cada evento tiene otras características y las olimpiadas de por sí reúnen una alta calidad de atletas. Hay que saber dominar el cuerpo y la mente en cada presentación porque la presión es cada vez mayor por ganar las alturas.

 

Así son los cubanos, dados a opinar, dialogar, apostar y hasta pronosticar qué puede suceder en cada contienda del deporte donde la presencia de Cuba puede ser más o menos significativa. Y Yarisley Silva se ha convertido en un tema recurrente  de estas peñas ahora de cara a las olimpiadas.