Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Agricultores norteamericanos interesados

Han anunciado que desean triplicar sus ventas y llevarlas a los niveles de 1958 tras el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Carlos Rodríguez En Economía Sept. 11, 2015

Un informe del Departamento de Agricultura de Los Estados Unidos publicado esta semana en su sitio web informa el deseo del sector de iniciar y aumentar las ventas de productos agrícolas hacia Cuba.

El informe  bajo el título “EEUU-Cuba comercio agrícola: pasado, presente y posible futuro” pone el ojo sobre la situación actual y las futuras perspectivas económicas que se abren con el restablecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Un punto de referencia para estas intenciones es República Dominicana, un país con características similares a Cuba en aspectos como superficie y población, pero sobre todo en la variedad de productos agrícolas que consumen.

El Departamento de Agricultura prevé que las exportaciones a la Isla tripliquen las actuales y se ubiquen en cantidades semejantes a las vendidas a República Dominicana, con énfasis en productos como arroz, trigo, leche en polvo, queso, frijoles secos o aceite de soya que hasta ahora la isla importa de otros países.

El sector agrícola de Estados Unidos tiene gran interés en un comercio más libre con Cuba. De trigo al arroz o a los frijoles, la industria se presenta como uno de los mayores beneficiarios del plan del presidente Barack Obama para aliviar las restricciones económicas y de viaje impuestas contra el gobierno de la isla comunista.

Las exportaciones agrícolas han sido una de las pocas excepciones al bloqueo  estadounidenses en vigor desde hace medio siglo, aunque han estado sometidas a normas engorrosas, como pagos en efectivo por adelantado antes de enviar los productos, y que los pagos se gestionen a través de bancos de otros países que cobran elevadas tarifas por sus servicios.Los principales grupos agrícolas de Estados Unidos, incluyendo la Federación Americana de Agricultura y la Unión Nacional de Agricultores, así como los negocios líderes del sector como Cargill, han defendido durante mucho tiempo la normalización de las relaciones comerciales con Cuba, un mercado de 11 millones de consumidores, a unos 145 kilómetros de las costas estadounidenses.
Las ventas de productos agrícolas estadounidenses a Cuba alcanzaron un máximo de más de 710 millones dólares en 2008, antes de la recesión, pero cayeron a 350 millones de dólares en 2013, según el Consejo Económico y Comercial.