Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Con presencia francesa en la economía cubana

Numerosas empresas galas posicionan su presencia en la mayor de las Antillas con la intención de potenciar determinados servicios que hoy son ineficientes en su desempeño.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Archivo En Economía Aug. 19, 2016

Hechos recientes indican que la presencia francesa en Cuba parece destinada a posicionarse en el mercado y llama la atención ante las noticias publicadas, que numerosas empresas galas ya estaban en la Isla pero en forma silenciosa.

 

Las empresas francesas se abrieron nuevos espacios principalmente desde comienzos de la década de los 90´, e incrementan su presencia en sectores priorizados por el gobierno cubano para la recuperación y el desarrollo de la economía, principalmente en turismo, salud, agricultura, transporte, energía —en particular la renovable—, infraestructura y desarrollo humano.

 

Hasta la actualidad, se destacaron las firmas Pernot-Ricard con el ron Havana Club (en disputa con Bacardí), Total (Cuba-Petróleo), Alcatel-Lucent (el grupo tendió el cable de fibra óptica entre Venezuela y Cuba), Alstom (energía) y Air France (transporte aéreo). Mientras que la empresa Accor Hotels, entre sus aumentos prevé inaugurar en 2018 el hotel de lujo “Sofitel So La Habana” que construye en la esquina habanera de Prado y Malecón.

 

Francia desempeñó un papel crucial en las negociaciones para la condonación de las deudas con el Club de París (donde además están España, Italia, Japón, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Holanda, Suiza y Reino Unido), como presidente del grupo ad hoc y primer acreedor de Cuba, que culminaron el 12 de diciembre de 2015.

 

Cuba había dejado de pagar en 1986 y acumuló una deuda con Francia de 4 154 millones de dólares, de los cuales París condonó 3 638 millones de intereses atrasados; la deuda y los intereses originales serán rembolsado por Cuba en plazos anuales durante 18 años, y 230 millones de dólares se destinaron a proyectos de desarrollo en Cuba como esfuerzo bilateral adicional.

 

Hace pocas semanas trascendieron dos informaciones que revelaron el alcance de los intereses franceses: la construcción del proyecto del Hotel Manzana en la capital y que la compañías Bouygues Batiment International y Aeropuertos de París obtuvieron la concesión para gestionar y ampliar el aeropuerto internacional “José Martí” de La Habana y el aeródromo de San Antonio de los Baños.

 

Sin embargo la compañía de obras y proyectos de Francia desde hace mucho es una aliada importante del Grupo de Administracion de Empresas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR). 

 

La administración de las operaciones y el funcionamiento de las instalaciones aeroportuarias se llevarán a cabo por las compañías francesas con entidades cubanas sin variar el régimen de propiedad del Estado cubano. Próximamente se abrirán licitaciones, bajo condiciones similares, para beneficiar los aeropuertos de Varadero, Santa Clara, Cayería Norte y Holguín.

 

No cabe duda alguna que Francia apuesta por su presencia en el mercado cubano.