Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cuba, un mercado de software para Estados Unidos

Un campo de interés para empresas estadounidenses es la producción de software realizados por informáticos de la Isla, lo que se convirtió en una excepción de las regulaciones del bloqueo flexibilizadas por Obama

Valentín Rodríguez Rolando Pujol En Economía March 1, 2017

En Cuba la más secreta de las informaciones puede filtrarse y conocerse, tal pareciera que los cubanos son divulgadores natos de sus acontecimientos, desde los más triviales hasta los asuntos de estado, es la idiosincrasia o muchas veces el deseo de saberse poseedores de la verdad. 

Quizás también por azar Cuba es otra historia en sus pesquisas pudo saber que en una oficina del célebre edificio Bacardí de La Habana, equipos de programadores informáticos trabajan para compañías estadounidenses, bajo el consentimiento del gobierno cubano. 

El presidente de la Fundación Cuba Emprende, conocida por su proyecto junto a la Iglesia Católica cubana para capacitar a emprendedores y dueños de negocios privados en la Isla, John McIntire, asegura que el escenario no es de ciencia ficción: “Ya está sucediendo. Estoy al tanto de media docena de compañías, todas basadas en Miami, que ya tienen su equipo de desarrollo de software en Cuba, y seguro que hay más que no conozco”, afirma.

“La mayoría de estas compañías estadounidenses que están contratando a ingenieros e informáticos cubanos trabajan en el campo de la tecnología, y les encargan programar o diseñar aplicaciones para móviles y sitios web, así como programación de mayor complejidad con software de código abierto, pues existen muchos programadores en Cuba con preparación que actualmente están subutilizados. Eso lo sabemos por nuestras visitas a la Isla”.

Entre la serie de medidas para “suavizar” el bloqueo, en 2015 la administración Obama permitió la contratación de programadores por parte de empresas estadounidenses. Por la parte cubana, sin embargo, no están legislados los términos en los cuales los trabajadores pueden contratarse de manera independiente con empresas extranjeras, así que esta actividad tiene lugar en una zona gris.

“Las cooperativas de informáticos no existen en el país, pero puedes sacar una licencia de desarrollador de aplicaciones y pagar impuestos. No puedes funcionar como una empresa”, nos explica Víctor Manuel Moratón Hernández, un ingeniero informático, creador junto a Fabián Ruiz Estévez de NinjaCuba, un sitio web para quienes buscan empleo o buscan contratar a cubanos en el campo de la tecnología.

Pese al entusiasmo de estos emprendedores, uno de los principales obstáculos para que Cuba se convierta en un destino competitivo para la contratación de programadores es el limitado acceso a Internet. 

Según las cifras ofrecidas por la Empresa de las Telecomunicaciones de Cuba, ETECSA, en enero del 2017 apenas existían en todo el país 328 puntos de acceso inalámbrico en parques, plazas y otros lugares públicos, donde se aglomera la población para conectarse. La compañía, única que ofrece ese tipo de servicios en la Isla, anunció también la realización de un experimento para ofrecer Internet en las casas, pero esto aún se encuentra en una fase inicial.