Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Desmintieron una devaluación del CUC

Quizás los deseos de la unificación monetaria sean tan fuertes que provocaron que algunos de sus poseedores creyeran en los rumores sobre una caída en una de sus divisas. Funcionarios negaron la falsa noticia y trasladaron tranquilidad a la sociedad.

Arturo Chang, Colaborador Arturo Chang En Economía April 29, 2016

El miércoles pasado, las Casas de Cambio (Cadeca) de Santa Clara, se les agotaron los billetes, mientras a la hora de cerrar esos locales, persistía una larga fila esperando para cambiar sus pesos cubanos convertibles (CUC) por los no convertibles o denominados Moneda Nacional (CUP).

 

Cabe señalar que desde 1994 Cuba imprime dos divisas. La inmensa mayoría de los cubanos cobran en CUP, que se cotiza a 24 por dólar en las Cadeca, en tanto los turistas y algunos ciudadanos vinculados a ese sector económico reciben pesos cubanos en CUC que se cotiza con paridad a la moneda estadounidense.

 

Pudieron haber fertilizado la creencia de que se tomaría alguna decisión sin informarla previamente, tanto los deseos generalizados de que el CUC desaparezca del sistema monetario cubano, como que existen quienes le achacan ser causante de los bajos salarios y los elevados precios.

 

Ciertamente que una nota como la del subsecretario asistente para Asuntos Interamericanos, Lester Mallory, pudieran también crear un ambiente sórdido y de misterio, pues en 1961 dijo: “Hay que emplear rápidamente todos los medios posibles para debilitar la vida económica de Cuba (…) privarla de dinero y suministros, para reducirle sus recursos financieros y los salarios reales, provocar el hambre, la desesperación y el derrocamiento del gobierno”.

 

Fue precisamente el 5 de agosto de aquel 1961, cuando el gobierno revolucionario dispuso el canje obligatorio de los billetes por otros de nuevos diseños, para evitar desestabilizaciones contra Cuba por parte de Estados Unidos.

 

Los tiempos cambian, y en esta hora de este día, no hay que realizar ningún canje como medida defensiva, sino las que espera la ciudadanía para elevar su calidad de vida, por lo cual algunas de las personas que se dedicaron a buscar información de fuentes confiables, como la santaclareña Ana Margarita Castillo, quien aseguró sentirse tranquila y segura.

 

También en la vecina provincia de Sancti Spíritus, Isi Lores conservó su calma y confianza en mantener la tarjeta magnética con CUC que obtuvo gracias a su colaboración en la esfera de la salud en Venezuela.

 

Aunque no hubo manifestaciones de pánico ni desesperación en las colas frente a las Cadeca, se fue restableciendo la normalidad después de escuchar las declaraciones de la directora del Banco Popular de Ahorro en Villa Clara, Nancy Alfonso Rodríguez, quien esclareció, a través de la radio local, que el CUC “se mantendría como hasta ahora”.

 

En la mañana del jueves pasado, en los alrededores del céntrico Parque Vidal de Santa Clara, por donde también hay una Cadeca, se reanimaron las charlas sobre si Estados Unidos autorizaría o no que Cuba usara el dólar en sus transacciones internacionales y también recobraron intensidad los debates sobre la unificación monetaria y el incidente creado por una falsa noticia, rumor o bola fue bajando en intensidad hasta quedar en anécdotas.

 

Casas de cambio se mantienen comprando CUC

 

El director de Cadeca en Villa Clara, Osvaldo Bermúdez, afirmó también el jueves último que hay capacidad para comprar todo los pesos convertibles que les presenten en los horarios normales de todas sus unidades.

 

También informó que están dotando de mayor cantidad de billetes no convertibles a las Cadeca para estabilizar el servicio ante el incremento de las operaciones ocurridas en los últimos días, a pesar de que se mantiene la misma tasa de cambio.

 

Además, expresó que las medidas que se implementen para la unificación monetaria no afectarán a la población, tal y como ha dicho públicamente el presidente cubano Raúl Castro.