Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

El gobierno de Temer obliga suspender el financiamiento a Mariel

La Zona Especial de Desarrollo es un proyecto de futuro para la expansión de la economía cubana, en el que se han puesto sueños e ilusiones en la cartera de negocios que la conforman.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Cubadebate En Economía Dec. 22, 2016

En su momento el gobierno de la Presidenta Dilma Rousseff, aprobó un crédito para la ejecución de las obras y la planeación de toda la infraestructura civil del puerto del Mariel devenido una Zona Especial de Desarrollo, concebido para fomentar la inversión extranjera directa. 

Es considerada como una de las obras más complejas que se ha ejecutado en Cuba, la futura terminal de contenedores es el inicio de la primera Zona Especial de Desarrollo del país y está destinada a convertirse en la principal puerta de entrada y salida del comercio exterior cubano. Fomentar el desarrollo económico sostenible a través de la atracción de inversión extranjera, la innovación tecnológica y la concentración industrial, con vistas a incrementar las exportaciones, la sustitución efectiva de importaciones y generar nuevas fuentes de empleo, en una constante articulación con la economía interna, son sus objetivos principales.

La Zona cuenta con una extensión aproximada de 465 kilómetros cuadrados y abarca varios municipios de la provincia de Artemisa. Para su concreción, durante los últimos años, se estudiaron experiencias similares en diferentes naciones del mundo, las cuales luego fueron adaptadas al contexto cubano. El dragado de la bahía habilitó ese punto de la geografía para desplegar un ambicioso proyecto que incluye, además de un megapuerto, una Zona Especial de Desarrollo para inversiones industriales. A mil millas alrededor de la Zona se localizan 32 puertos de 17 países, de los más importantes en la región. 

Ahora se ha conocido de un informe divulgado  por el diario O Globo que ha revelado que la empresa brasileña Odebrecht se ha visto obligada a suspender la financiación del proyecto del Mariel, en Cuba. Según publicó, la operación “Lava jato” que hace años lleva a cabo el gobierno carioca para combatir la corrupción ha causado que Odebrecht suspenda proyectos de infraestructura que acomete en América Latina, incluyendo el megapuerto cubano y su terminal de contenedores.

La suspensión de los proyectos de Odebrecht forma parte de una amplia investigación que ya ha puesto tras las rejas a varios políticos brasileños, quienes habrían aceptado sobornos y permitido otros actos ilícitos. En las investigaciones han estado implicados inclusive funcionarios del Partido de los Trabajadores, adonde pertenecen el expresidente Lula da Silva y la recién depuesta Dilma Rousseff.

En el caso de las obras del Mariel, se estima que Odebrecht ya ha gastado unos 832 millones de dólares. Otro millón y medio de dólares aproximadamente habrían sido utilizados en los sobornos. Ante la noticia Cuba es otra historia intento conseguir información a través de la Oficina Reguladora de la ZED para verificar la autenticidad de la información y conocer alternativas de financiamiento, pero fue imposible, aduciendo no estar autorizados a emitir declaraciones a un  medio extranjero.

Aunque no se han divulgado reacciones a la medida de la retirada de la empresa carioca, el futuro de la ZED seguramente dependerá de la captación de poderosos clientes que apuesten por instalar sus empresas en la zona de desarrollo y de esta manera contribuyan a sufragar la terminación del proyecto inversionista.