Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Estados Unidos autorizó el uso del dólar?

Las nuevas medidas anunciadas por el departamento del Tesoro y Comercio de los Estados Unidos días antes de la visita de Barack Obama a Cuba “No pasan de ser eso, un mero anunció”, dijo el canciller cubano Bruno Rodríguez Parrilla.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Economía April 4, 2016

Antes de viajar el presidente de los Estados Unidos a Cuba el gobierno norteamericano anunciaba nuevas regulaciones entre las que destacan permitir por primera vez desde que está vigente el bloqueo económico, financiero y comercial el uso del dólar a los cubanos e instituciones financieras de la isla para ciertas transacciones.

Las medidas, preveían los departamentos del Tesoro y Comercio, el pasado 15 de marzo han despertado mucho interés en la población cubana, pero la que más ha mostrado atracción es la del uso del dólar, y según se ha dijo ya habrían entrado en vigor.

El gobierno cubano inmediatamente anunció que realizaría comprobaciones con transacciones financieras a bancos europeos y de los propios Estados Unidos para verificar si en efecto fueron autorizados por el Departamento del Tesoro a recibir las transferencias cubanas y no son rechazadas ni estos multados. De ser cierta en la realidad la medida, prometió a su vez que será eliminado el gravamen que se le impuso al dólar estadounidense del 10% dentro de la isla.

Este gravamen afecta significativamente las operaciones de viajes, pero también las remesas familiares desde Estados Unidos, que deben incrementar los gastos de envíos a las mulas o las transferencias a través de la Western Unión.

Pero en medio de una visita del canciller cubano Bruno Rodríguez a Ecuador hace unos días afirmó que lo dicho por EEUU  “no pasa de ser eso, un mero anuncio” y aseguró que los bancos cubanos, pese a las nuevas regulaciones, siguen impedidos de abrir cuentas en entidades bancarias estadounidenses, “de manera que habrá que dejar el beneficio de la duda (...) puedo afirmar que en este momento no hay transacciones financieras normales", enfatizó.

La autorización prometida por parte del gobierno de Estados Unidos a los cubanos les permitiría abrir cuentas en bancos estadounidenses, y los que obtengan un visado de no inmigrante para una estancia en EE.UU, por ejemplo atletas o artistas, estarán autorizados a cobrar un sueldo o compensación. Se autorizará a las instituciones bancarias estadounidenses a que “procesen instrumentos monetarios en dólares estadounidenses, que incluyen efectivo y cheques de viajero presentados indirectamente por instituciones financieras cubanas”. Además, las cuentas corresponsales en bancos en terceros países usados para este tipo de transacciones podrán a partir de allí ser denominadas en dólares estadounidenses.

Del mismo modo, se les permitirá a los bancos estadounidenses a que abran y mantengan cuentas en EE UU para que ciudadanos cubanos radicados en su país puedan recibir pagos en EE UU por transacciones autorizadas, y que remitan dichos pagos de nuevo a Cuba, según explicaron los departamentos del Tesoro y de Comercio aunque según los analistas esto facilitaría la contratación de peloteros y otros deportistas, así como artistas cubanos en Estados Unidos.

Con la depreciación del dólar frente al oro desde 1961 al 2015, el bloqueo ha originado a Cuba pérdidas superiores a los 833 mil 755 millones de dólares, a pesar de la reducción del precio del oro en comparación con el período anterior. A precios corrientes, durante todos estos años, el bloqueo ha provocado perjuicios por más de 121 mil 192 millones dólares.

Esta nueva relajación de las restricciones a los viajes y el comercio con Cuba que impone el bloqueo es una de las más significativas desde el inicio del acercamiento bilateral.

Sin embargo el ministro de Relaciones Exteriores cubano al referirse a el Bloqueo en sus declaraciones a los medios de comunicación ecuatorianos dijo que “Sigue siendo realidad cotidiana y sigue siendo después que Obama regresó a los EE.UU., el principal impedimento a nuestro desarrollo económico y la causa esencial de privaciones a todas las familias cubanas”.

El triunfo de la revolución cubana en 1959 fue acogido con hostilidad por parte del gobierno de EE.UU y desde entonces se perpetraron  medidas políticas y sanciones económicas que pronto se tradujeron en ruptura de relaciones diplomáticas el 3 de enero de 1961, y en un recio bloqueo total, formalmente declarado el 3 de febrero 1962 a través de un decreto del presidente John F. Kennedy. En julio de 1963 se puso veto a cualquier transacción con La Habana y se congelaron los valores de Cuba dentro de Estados Unidos.

Entre las sanciones impuestas destacaron prohibiciones tales como la exportación e importación de mercancías procedentes de la nación norteña, el comercio con subsidiarias de compañías estadounidenses en terceros países; la visita de los turistas estadounidenses a Cuba, así como la prohibición del uso del dólar para las transacciones financieras con otros países y el acceso a territorio estadounidense de los buques y aviones cubanos.

Desde el año 1966 las sanciones se hicieron más estrictas. Se prohibió a los ciudadanos estadounidenses visitar Cuba y  realizar cualquier tipo de negocio en el estado cubano sin un permiso especial. A las compañías estadounidenses en terceros países se les prohibió trabajar con empresas cubanas y exportar a Estados Unidos productos cubanos o que contuvieran componentes procedentes de la mayor de Las Antillas.
Después de la extinción de la Unión Soviética en el año 1991, la administración de George H. W. Bush ratificó la Ley Torricelli,  lo cual endurecía las sanciones contra Cuba. Esta ley, entre otras medidas, impedía a subsidiarias estadounidenses establecidas en terceros países comerciar con Cuba. El 90% del comercio que tenía Cuba con las empresas subsidiarias de Estados Unidos era de alimentos y medicinas.

Cuatro años después, el 12 de marzo de 1996,  el Congreso de Estados Unidos aprobó la Ley Helms- Burton, calificada como una aberración jurídica por su carácter retroactivo y extraterritorial.

En 2004, Estados Unidos impuso nuevas restricciones. Esta vez se limitaba a los cubanos-norteamericanos la posibilidad de visitar a sus familiares en Cuba, una vez cada tres años. El tiempo de permanencia en la isla se restringía a 14 días, mientras no se permitía gastar en territorio cubano más de 50 dólares al día.

En abril de 2009, la administración Obama cancela las sanciones impuestas por George W. Bush sobre los viajes a Cuba y las remesas para los cubanos residentes en Estados Unidos con familiares en la Isla. Además, se decidió reanudar el trabajo de las empresas de telecomunicaciones estadounidenses con el país caribeño.

Pero en septiembre de 2013 Obama decidió prolongar las sanciones económicas, financieras y comerciales en el marco de la llamada Ley de Comercio con el Enemigo, alegando que respondía a los intereses nacionales de Washington. Esta norma legal está vigente desde 1917 y sólo se aplica a Cuba en estos momentos.

A partir de enero de 2015, luego del anuncio entre ambos países de la respectiva voluntad para establecer relaciones diplomáticas, el presidente Obama ha tomado medidas parciales que demuestran las facultades ejecutivas de su cargo para ir desarticulando el bloqueo económico, comercial y financiero contra Cuba