Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Inversión extranjera: una novedosa oportunidad

El 2015 estará dominado por la búsqueda de un crecimiento más sólido de la economía y la reanimación de los sectores productivos.

Valentín Rodríguez, Corresponsal En Economía Dec. 29, 2014

El año 2014 marcó gran significación para la economía con la aprobación de la Ley para la inversión extranjera y el proceso de la paulatina descentralización de las facultades  de los ministerios hacia el sistema empresarial.

Con la nueva ley para la inversión extranjera comenzó la promoción de la presencia de capital foráneo sobre la base de una amplia y diversa cartera de proyectos, en sectores priorizados y con una especial potencialidad. La Zona Especial de Desarrollo del Mariel, es un enclave estratégico que se inscribe en el propósito de incentivar la participación de sectores y empresas que generen encadenamientos productivos, que motiven la exportación de renglones  atractivos y permitan reducir las importaciones.

Las oportunidades que Cuba ofrece a los inversionistas extranjeros, contenidos en un amplio portafolio de negocios, son atrayentes para, en el más breve plazo, potenciar y afianzar vínculos comerciales que aporten capital, tecnologías y mercado.

Se trata de 246 proyectos bien pensados y conformados por sectores prioritarios por un monto de ocho mil 700 millones de dólares, para el desarrollo de la isla dentro de las estrategias de la Isla concebidas para su actualización económica.

La experiencia internacional indica que los países que han logrado emprender una senda de crecimiento y mejoramiento de su infraestructura y condiciones de vida de la población, han gozado de tasas de inversión no menores al 30 por ciento del Producto Interno Bruto con notables apoyos desde la inversión foránea que, además, proporciona acceso a las cadenas internacionales de valor y a las nuevas tecnologías.

El año 2015 estará dominado por la búsqueda de un crecimiento más sólido de la economía, la reanimación de los sectores productivos, como la industria manufacturera, la utilización más eficiente de los portadores energéticos e inversiones superiores en infraestructuras y la producción material.

Se proyecta un crecimiento del Producto Interno Bruto de poco más del cuatro por ciento, lo que dejará atrás los  números anémicos de este año que cerró por debajo de lo pronosticado.