Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Las cuentas de la economía cubana en 2016

Tras revertir en 2015 la tendencia a la desaceleración mantenida en los últimos decenios, la economía cubana voltea otra vez hacia abajo la balanza de su producto interno bruto, al estimar para 2016 la modesta tasa de crecimiento del dos por ciento.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Agencias En Economía Jan. 30, 2016

El complejo escenario que se vislumbra dentro y fuera de América Latina actúa como la variable influyente en ese cálculo de la meta en un país, necesitado según expertos de incrementos del PIB superiores al cinco por ciento para recuperar, en un considerable período de tiempo, sus capacidades productivas y asegurar el desarrollo sostenible.

De acuerdo con estadísticas ofrecidas en la última sesión del Parlamento cubano, se proyectan limitaciones financieras locales asociadas a la caída de ingresos en los rubros exportables tradicionales -ejemplo, el níquel-, por la disminución de sus precios en el mercado mundial.A este desfavorable panorama externo se suman las afectaciones en las relaciones de cooperación con países como Venezuela, que en medio de un complicado proceso político afronta  el desplome del precio internacional del petróleo.

También se deberá aprovechar el nuevo capítulo abierto, que repercute en la credibilidad de la Isla en las finanzas internacionales, a partir de los acuerdos alcanzados en los procesos de renegociación de compromisos financieros con Rusia, Japón, España, México y las 14 naciones acreedoras de Cuba, integrantes del Club de París.A lo interno, no pocos retos aguardan para una economía llamada a potenciar al máximo las reservas de eficiencia, lo cual seguirá poniendo a prueba la capacidad del empresariado cubano para conducir con inteligencia los rieles de su entidad y desterrar de una vez el hábito de voltearse hacia “arriba” en busca de señas.

Los directivos deben aprender a administrar con éxito dónde invertir mejor y cómo manejar los inventarios y cuentas. Según las estimaciones, este año las inversiones crecerán a siete mil 841 millones de pesos, superior a las seis mil 900 millones planificadas en 2015, y del total el 58 por ciento están asociadas a sectores clave en el desarrollo del país, como el turismo, energía y petróleo y los programas agropecuarios.

Noticia halagüeña la de apostar por áreas que aseguren riquezas para las próximas etapas, luego de este ciclo de contracciones. En ese fin, resultará esencial alejar las inadmisibles insuficiencias que como fantasmas, todavía merodean en el plantel estatal.

No pocos desafíos, en medio de un persistente contexto de dualidad cambiaria, tendrá que superar en el actual periodo la empresa estatal socialista en el logro de ese objetivo aún pendiente: asegurar la vía del éxito por la que ya reclama andar la economía nacional.