Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Los precios de los productos agrícolas ¿ficción o realidad?

Cuba dedica unos 2.000 millones de dólares al año a la importación del 80 % de los víveres que consume y, según datos del ministerio de la Agricultura, el 60 % de esos alimentos que se compran en el exterior podría producirse en el país.

Valentín Rodríguez, Corresponsal Ernesto Salazar En Economía Feb. 27, 2016

El Gobierno cubano estudia fijar un "límite máximo" a los precios de los productos agrícolas con el fin de combatir el galopante encarecimiento, atribuido principalmente a producciones insuficientes y al sistema de comercialización actual.

El problema de los elevados precios de los productos agropecuarios que golpea el bolsillo de los cubanos es un tema recurrente en corrillos y conversaciones diarias de todos los cubanos de a pie."La moraleja es que para resolver el problema definitivamente, hay que producir más y con calidad, disminuir la cantidad de intermediarios ilegales y abaratar los precios de los productos que se ofertan a la población", coincide el destacado economista cubano Juan Triana, en una conversación con este corresponsal a principios de enero pasado.

Por su parte, el ministro de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, explicó públicamente hace unos días que el organismo que preside está actualizando la ficha de costo de los cultivos y señaló que la variante, "más que topar precios", apunta a mayor producción y organización de la comercialización. Dentro de las medidas a adoptar próximamente- se continuará estimulando el precio de compra a los productores en las viandas, uno de los grupos de productos agrícolas más encarecidos entre enero y lo que va de febrero de 2016, especialmente en La Habana.

La comercialización de los productos agropecuarios incluye distintos tipos de gestión de venta como los mercados estatales, de oferta y demanda, los arrendados a cooperativas, y los que regentan trabajadores privados o autónomos. Productores participantes en el encuentro dijeron que los principales problemas que tienen que enfrentar los productores son "la contratación (de las producciones), la comercialización y la necesidad de topar precios".

Uno de ellos, Jesús Rodríguez Palomino, opinó en conversación para esta revista semanal Cuba es otra historia, que el asunto de los altos precios se agrava por la "cadena de intermediarios ilegales" que enlaza los productos entre el productor y el mercado donde se expenden, y que "ganan más que los que producen". Asimismo consideró que los desvíos de producciones se deben a que "no se han organizado bien los mecanismos actuales de comercialización" y propuso que se aplique el "papel regulador del Estado", que en lugar de establecer un límite de precios en el mercado, se haga desde el surco y en los demás eslabones de la cadena.

 Otro agricultor Horacio Báez al hablarme  sobre el tema de los precios me dice que el producto "sale a un precio del campesino y cuando llega a La Habana tienen cinco, seis y hasta diez veces el valor con el que salió del campo".

El problema de los precios de los productos agropecuarios en particular es una de las principales preocupaciones de los cubanos, en un país donde el salario medio oficial es de unos 23 dólares al mes. El plan de reformas impulsadas por el Gobierno cubano para "actualizar" el modelo económico socialista de la isla incluye el "reordenamiento" del sector agrícola para aumentar la producción de alimentos, asunto considerado de "seguridad nacional". Lo cierto es que los precios no son ficción, son una dura realidad para el cubano de a pie y no logran articularse adecuadamente.