Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Mejora la Agricultura, ¿y la mesa?

Ingentes esfuerzos realiza el Estado cubano con sus diferentes estructuras productivas para impulsar el desarrollo agrícola en la isla, consciente de que la cadena termina en una mayor variedad, calidad y aseguramiento estable en beneficio de la canasta familiar.

Maria Lucía Gonzalez Archivo En Economía July 23, 2016

Las tecnologías modernas y nuevos métodos de cultivo y de riego se insertan al programa nacional de desarrollo agrícola en Cuba, sumido en cambios provechosos que apuntan hacia ese avance sostenible que aspira el país.

 

Poco a poco se restructuran maquinarias y sistemas de cultivo en el campo como vía para el progreso y abaratar los costos, únicos caminos posibles para lograr el abastecimiento estable y sistemático a las entidades y la población y sustituir las importaciones.

 

En ese empeño ha sido decisivo el financiamiento a cargo del programa Más Alimentos, de Brasil y los créditos otorgados por Belarus, Italia, Rusia y China, entre otras naciones, para impulsar el desarrollo de los cultivos varios, el arroz y la ganadería, fundamentalmente.

 

Con facilidades de pago se adquieren de manera paulatina nuevos tractores y otros equipos, con el consiguiente aseguramiento de partes, piezas y accesorios, según explicó a Cuba es otra historia Evelio Linares, especialista de la Dirección General de Ingeniería Agropecuaria.

 

Pero no todo es color de rosa, perduran obstáculos para el avance que se sienten mucho más en la mesa de cada hogar cubano. Hay una discreta mejoría en precios, variedad de productos y acercamiento de los puestos de venta a las zonas residenciales, lo que no es suficiente porque perduran demoras innecesarias y cosechas que se pierden por ausencia en tiempo del transporte.

 

En Ciego de Ávila, por ejemplo, es notable el salto de la empresa La Cuba, con estrategias para multiplicar  sus cosechas, sobre todo de frijol y bananeras, con gran incidencia en el abastecimiento a hoteles. El uso de sistemas avanzados de riego ha sido clave. De contar con el añorado secadero de frijol, mejor transportación  y camiones refrigerados, habría mejores resultados.

 

La avicultura y la porcicultura en La Isla de la Juventud avanzan en línea ascendente con la introducción de tecnología de punta asociada al cuidado medioambiental. En una visita a ese territorio el titular del Ministerio de la Agricultura, Gustavo Rodríguez Rollero, reconoció los avances del Programa de Desarrollo Integral de ese territorio, esencial para su autoabastecimiento por la distancia marítima que lo separa de la capital cubana.

 

También se impulsa la reparación total del Canal Magistral de la presa Zaza, obra de marcada repercusión para el embalse de agua destinada a los cultivos de la zona centro oriental del país. Y en Holguín se eleva el índice de boscosidad  con proyectos destinados a la protección y reposición de las plantas. Se habla, incluso de la marca de grano IA Cuba 30 para la oferta de arroz biofortificado, como complemento de la dieta saludable.

 

Está demostrado que la tecnología, formación y mejores atenciones al capital humano son vitales para el desarrollo agrícola, pero también hay que limpiar el camino para aprovechar al máximo esas producciones y que la mesa cubana cada vez esté más satisfecha.