Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Mentiras y manipulación: ¿estaremos en los 90?

Por estos días varios medios de comunicación comparan la situación económica cubana actual con la crisis de la última década del siglo pasado en cuba, para incidir en sus lectores.

Miguel Reyes Mendoza Archivo En Economía July 25, 2016

Más de un periódico de categoría internacional y otros que no poseen el mismo rango, especulan que Cuba llega a un Período Especial más cruento que el vivido en los años 90. Lo cierto es que sin hacer un análisis de la situación, causas y perspectivas se siembra la duda, la desconfianza en la población mundial y se opacan las expectativas y admiración que sienten los demás países por los cubanos.

 

Encontramos elementos que además aportaron medios locales cubanos que evalúan la situación, teniendo en cuenta las declaraciones ofrecidas por el presidente cubano, Raúl Castro, en la reciente sesión de la Asamblea Nacional.

 

Cuba es otra historia, publicó en anteriores artículos las principales causas que enfrenta el país, a partir de restricciones financieras externas, por una baja en los ingresos provenientes de las exportaciones y limitaciones que enfrentan varios de los principales socios comerciales de Cuba por la caída de los precios del petróleo.

 

¿Habrá diferencia entre la economía de los años 90  y la de ahora? En los 90 Cuba intercambiaba mucho con la URSS y los países de Europa del Este, por lo que el comercio exterior se concentraba en un 80 % en esa actividad. Luego la caída del campo socialista en estos países produjo un desplome estrepitoso de las exportaciones e importaciones en Cuba.

 

Sin embargo, esa situación es diferente hoy, pues se diversifica por países y regiones el intercambio económico, aunque Venezuela tenga un peso relevante en esas funciones, existen significativos intercambios con Canadá, China, Rusia, España, Brasil y Angola.

 

Los años 90 fueron terribles, tanto que la situación internacional provocó que el país se quedara sin fuentes de crédito, al romper relaciones con los socios tradicionales e incrementarse el bloqueo estadounidense que impedía desarrollarse con otras naciones.

 

El turismo era muy poco en esa década,  no se pudo pagar tampoco la deuda desde 1986 y la inversión extranjera apenas se iniciaba en la Isla. A ello se suma que la exportación de los servicios que hacíamos en ese entonces era efímero, y el empleo sufrió duros golpes, ya que miles de trabajadores estatales se quedaron sin contenido de trabajo, recibiendo el 60 % del salario y otros, tuvieron que ser reubicados.

 

La Cuba de los años 90, produjo apenas 670 000 toneladas de petróleo en el año e importó el 98% del combustible que necesitaba, tanto es así, que la generación eléctrica se sustentaba de eso y se sucedieron grandes apagones de los que la gente aún se acuerda.

 

Históricamente fueron días duros, las pocas inversiones se paralizaron parcial o totalmente, sin posibilidades de completamiento y puesta en marcha. Era un desastre vivir en esos años.

 

¿Y qué ha sucedido en la actualidad? ¿Por qué hablar sin conocer? ¿Por qué sembrar las dudas en el sector joven que nació en esa época pero que no conoció los elementos indispensables para poder responder a cualquier amenaza? ¿Por qué es necesario estudiar la historia de Cuba?

 

Y de eso se trata exactamente, no podemos olvidar la historia de Cuba, pues ella nos posibilitará hacer estos análisis económicos. Por citar ejemplos, hoy se ha logrado renegociar ventajosamente las deudas con el Club de París y otros acreedores, en términos que permiten acceder a nuevos financiamientos proporcionales a pagos de débitos que se hagan, asimismo a fines de este año se firmarán acuerdos con la Unión Europea, acción esta que nos permitirá incrementar los intercambios.

 

¿Habrá apagones en el sector privado? Puede ser posible como parte del uso racional de la energía, pero para evitar esos problemas, se han tomado medidas de reorganización laboral en el sector estatal para no despilfarrar energía.

 

El turismo se ha convertido en uno de los principales renglones económicos del país, de hecho, es la segunda rama generadora de divisas, tal es así que cerró el 2015 con 3 millones 524 mil 779 visitantes de todo el planeta. Sin embargo, no podemos recibir aun a los visitantes y extranjeros estadounidenses, producto del bloqueo y las restricciones que posee el congreso.

 

El servicio de salud, deporte y ciencia pilares de la colaboración con otras naciones, constituye la mayor fuente de divisas del país, y además crea un estatus moral reconocido y respetado en el planeta. A ello se suma que la medicina, vacunas y tratamientos- hijos del avance de la Biotecnología y la Farmacéutica- ahorró en importaciones más de 1 940 millones de dólares, y actualmente se trabaja en 450 productos que responden al programa de investigación empresarial.

 

Con la definición conceptual de que la Inversión Extranjera es componente imprescindible de nuestro desarrollo, se posee una Cartera de Oportunidades que va creciendo y estableciendo prioridades nacionales claras para la inversión y con una promisoria Zona de Desarrollo Especial del Mariel, que empieza a poblar sus espacios y multiplicar la actividad de su puerto. Eso implica que se importe unos 4 millones de toneladas anuales de petróleo equivalente y significa el 59% de las necesidades básicas de la Isla.

 

Entonces, no es tan mala la llamada “crisis” que el Nuevo Herald cita, ni volveremos a los apagones de los años 90, usamos en estos momentos baterías de grupos electrógenos en todos los territorios y unidades individuales en centros priorizados, tenemos 4 parques eólicos, varios parques fotovoltaicos y pequeñas minihidroeléctricas. Se piensa usar un 24% de tecnología renovable para el 2030.

 

Lo cierto es que el miedo al futuro nos come a veces por una pata, como se dice en buen cubano. Las dificultades serán evidentes pues Raúl Castro lo ha revelado, aun cuando a un año de las relaciones bilaterales entre Cuba y Estados Unidos, el bloqueo económico no se ha resuelto y el dólar no se puede usar como sistema de pago en las transacciones internacionales.

 

No permitamos que los medios internacionales, la mala información y la manipulación de la prensa siembren en los pobladores un estado anímico de descontento. Las alternativas seguirán llegando como una excelente vía de subsistencia en un pueblo que marcha unido y que celebra los vítores de la pequeña Isla que ha suscitado a pesar de las amenazas a sus 57 años de Revolución.

 

Ya se pasaron los momentos peliagudos de Período Especial, este no es más que un tránsito o camino con dificultades que todos debemos pasar, más cuando se produce una actualización paulatina de nuestro modelo económico en los últimos años y nos han abierto caminos labrados con nuestro propio esfuerzo. La experiencia estratégica y táctica nos permitirá vencer cualquier obstáculo, pues ellas pueden más que cualquier improvisación espontánea.

 

Una vez más, nos corresponde apegarnos a la idea de Fidel Castro, esa que revela que “las palabras no tienen sentido sino expresan realidades”. La oscuridad del enemigo será vencido con la luz que trae consigo cada cubano sacrificado, entregado y honesto.