Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Nuevo crédito para el sector privado

EL país adopta medidas flexibles con el financiamiento al sector no estatal y en especial a los cuentapropistas otorgado por un Banco local.

Reinier Acosta En Economía Sept. 11, 2015

El Banco Popular de Ahorro (BPA) anunció a principios de este mes que otorgará créditos de hasta diez mil pesos a trabajadores por cuenta propia, sin requerir garantías.

La medida busca estimular las solicitudes de financiación bancaria de ese segmento, que como las cooperativas no agropecuarias, hoy en fase experimental, recurre muy poco a esa posibilidad en sus emprendimientos.

Según el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, los cuentapropistas sumaron 507 mil 486 en el país hasta junio último, mientras que en 2010, cuando comenzaron a otorgarse nuevas licencias y se amplió la lista de actividades que podían realizar, apenas 157 mil personas trabajaban en esos pequeños negocios privados.

Entre las medidas para favorecer su expansión, a fines de 2011 fue aprobado un decreto ley que dio luz verde a los créditos para personas naturales, cuentapropistas incluidos.

Esa nueva norma jurídica responde a su vez a un lineamiento de política económica que orienta prestar los servicios bancarios necesarios, incluyendo créditos, “al sector que opera bajo formas de gestión no estatal, para contribuir a su adecuado funcionamiento”.

Según sus propios datos, en 2014 el BPA -que opera en todo el país excepto la capital- concedió 583 créditos a igual número de cuentapropistas, lo que representó apenas un 0,1 por ciento de los registrados en su radio de acción.

Al cierre de julio pasado, 2 482 de esos trabajadores requirieron financiamientos para comprar bienes e insumos, informó la entidad, que reconoció también como muy baja esa cifra.

Teniendo en cuenta que muchos potenciales beneficiarios del crédito no recurren a este por falta de los bienes aceptados como garantías, se decidió la oferta del nuevo producto.

El plazo para su aprobación -explicó el BPA- no excederá los tres días y el límite de hasta diez mil pesos obedece a que resulta una operación riesgosa para el banco.

Por esa razón, agregó, el otorgamiento se basará en el análisis riguroso de la factibilidad del negocio, su posibilidad de éxito y el historial del solicitante con las entidades financieras.

La única garantía será una cuenta de ahorro que se formará con parte de la amortización del propio préstamo y cuyo saldo, luego de liquidada la deuda, pudiera respaldar, si el cliente lo desea, la solicitud de un financiamiento de mayor.