Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Se afianza en Mariel la carpintería de PROALUM

Una empresa cubana dedicada a la producción de carpintería de aluminio se afianza en la Zona de Desarrollo Mariel con el abastecimiento de sus productos a varias obras en construcción

María Lucía González Rolando Pujol En Economía Feb. 14, 2017

Carpintería metálica y accesorios para obras construidas en el área portuaria son las líneas que posicionan a la Empresa de Producciones de Aluminio PROALUM en la Zona Especial de Desarrollo Mariel (ZEDM), ubicada en el occidente cubano.

 

Gabriel Hernández, director de Producción y Comercialización de esa entidad líder en el proceso industrial del aluminio en la Isla, declaró a medios digitales que la compañía está dotada de modernas tecnologías, las cuales permiten garantizar servicios de calidad. 

 

Sus aluminios abastecen la construcción del Centro de Negocios de la Zona, y el edificio administrativo y de alojamiento de Angosta, donde se construirá una estación intermodal de trenes, ómnibus y taxis.

 

La empresa intervino además en las plantas de tratamiento de residuales, así como en las mini-estaciones de trenes ubicadas a lo largo de la vía que enlaza la Terminal de Contenedores de Mariel y La Habana.

 

PROALUM gana cada vez más prominencia en el mercado nacional, pues se inserta en un proceso de licitación, a la par de productores extranjeros, para suministrar ese tipo de carpintería a la planta de la compañía Industrial Biotecnológico CIGB-Mariel S.A., proyecto que se encargará de la producción, investigación y desarrollo de nuevos fármacos.

 

El director de la empresa, Ángel de la O Levya, asegura que prevén cubrir toda la necesidad de surtidos de aluminio en la Isla, que anualmente importa siete mil 200 toneladas de este producto, muy demandado en las inversiones a todo lo largo del país, y especialmente en el sector del turismo.

 

Para este año pretenden alcanzar los dos mil 500 metros cuadrados de carpintería, destinados a la ZEDM. Según Hernández, ello exige el logro de mayores estándares de calidad en los surtidos, debido a los niveles superiores de requerimientos por las empresas asentadas allí.