Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

¿Subirán los precios de los almendrones?

Ante la reducción de las asignaciones del combustible estatal, el Consejo de Ministros puso en vigor medidas restrictivas para atenuar la llamada crisis coyuntural, con el objetivo de reducir al mínimo las afectaciones de transporte en la población.

Maria Lucía Gonzalez Ernesto Salazar En Economía July 12, 2016

La contracción en los suministros de combustible pactados con Venezuela ha tenido una amplia repercusión en la economía interna cubana, con medidas restrictivas anunciadas recientemente por el presidente cubano, Raúl Castro.

 

Justo en los meses de verano se introducen cambios sustanciales para el ahorro de energía y combustible, que en  el sector estatal se traducen en reducciones sustanciosas de gastos menos imprescindibles para el desempeño de la producción y los servicios.

 

En el transporte son visibles estas restructuraciones porque a nivel de centro de trabajo se han reajustado horarios, salidas y gestiones inter empresariales, entre otros.

 

Todo sucede en un ambiente de explicar y crear conciencia de que estamos ante una emergencia y es importante adaptarse a las nuevas circunstancias para no llegar al caos. Pero, como anunció Raúl Castro,  se han de “garantizar las actividades principales que aseguran la vitalidad de la economía, minimizando las afectaciones a la población”.

 

El transporte público está entre esas prioridades que el Estado garantiza, a pesar de las limitaciones, por eso los ómnibus locales e interprovinciales continúan sus salidas habituales.

 

Pero apenas comenzó el “run-run” de que habría restricciones, se desató una campaña de comentarios, dudas y hasta hubo algunos que aventuraron que los precios del transporte privado –llámese cooperativas, taxis, almendrones y hasta las “guarandingas” .o vehículos de transporte en las zonas montañosas-  iban a subir.

 

Y no se equivocaron del todo, en algunas rutas de viaje ya los conductores de los llamados “almendrones” (carros antiguos que fungen como taxis) subieron sus tarifas y algunos hasta las duplicaron de la noche a la mañana, amén de que el precio del combustible es el mismo y se mantiene estable la circulación de ómnibus locales.

 

Son medios muy usados por la población, porque los del Estado resultan insuficientes aún, a pesar del constante esfuerzo del Ministerio de Transporte por aumentar el parque y la frecuencia de viajes per cápita. Pero eso no justifica aprovecharse de la situación coyuntural para imponer ese cambio tan brusco, aún cuando ese sector (cuenta propia) se rige por la ley oferta demanda.

 

Al mismo tiempo en otras rutas de viaje los cobros se mantienen intactos como muestra de esa energía, ecuanimidad, racionalidad y sensibilidad política a que convoca la máxima figura del país.

 

El propio Raúl en su discurso ratificó la necesidad del consenso y la unidad de los cubanos en momentos como éste y dijo que frente a las dificultades y amenazas no hay espacio para las improvisaciones y mucho menos para el derrotismo.

 

Lo dijo el presidente: “comienzan a aparecer especulaciones y augurios de un inminente colapso de nuestra economía con el retorno a la fase aguda del período especial… no negamos que pueden presentarse afectaciones, incluso mayores que las actuales, pero estamos preparados y en mejores condiciones que entonces para revertirla”. Palabras muy a tono con esa arbitraria decisión de multiplicar los precios de los Almendrones.