Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Subsidios en pulseada con la corrupción

La política de subsidios para favorecer a personas de bajos ingresos en Cuba, con vista a realizar acciones constructivas en sus viviendas, multiplicó la cifra de beneficiados desde enero de 2012.No obstante persisten deficiencias que causan insatisfacciones y quejas.

Margarita Pécora Juventud Rebelde En Economía Jan. 30, 2016

Es una  verdadera pulseada  la entrega de subsidios contra  la corrupción,  y un fuerte  desafío a la vigilancia revolucionaria. El Gobierno  lo sabe  y por eso lo llevó a debate en la recién celebrada Asamblea Nacional del Poder Popular.Las medidas están en marcha.

  

Clara recibió el subsidio  en enero de este año, después de tres largos  años de espera con el techo de su casa en Centro Habana filtrando agua “como una coladera”. A pesar de la alegría por la buena nueva, la señora- que vive de su sueldo  como jubilada,- sacó las cuentas del presupuesto que le asignaron en el Banco, y notó que apenas alcanzaba para cubrir, la restauración de  un  tercio de la cubierta de su  hogar que mide  80 metros cuadrados. 

 

Pensó que la solución era  negociar para que le asignen  planchas de poliespuma y hacer más rápida y económica la solución. La mandaron a hablar con el  Arquitecto de la Comunidad, y con Urbanismo.  Mientras decidió  recorrer   los Establecimientos de venta de materiales de la Construcción, y para su asombro,  la respuesta fue: “No se está fabricando eso ahora”-“No hay”.-le dijeron en todas partes. 

 

Esta reportera, en compañía de Clara, detuvo en plena calle a un joven  que ya daba  su tercer viaje con una estiba de planchas de poliespuma sobre una carretilla de mano, las que vendía  10  C.U.C cada una.

 

¿Dónde las  están vendiendo?  -le preguntamos –

 

-Son mías. Las tenía guardadas. Y dicho esto emprendió una carrera desapareciendo con la carga por un recodo de la esquina.

 

 No cabe dudas de que   este  material de construcción  tan demandado  por  su  calidad  para construir  cubiertas resistentes y de calidad en corto tiempo,  fueron  extraídas de alguno de esos establecimientos, gracias al accionar corrupto   de  obreros y jefes inescrupulosos que desvían para lucro personal, los materiales destinados a los subsidiados. 

Estos son algunos de los problemas  que padecen  aún los beneficiarios de los subsidios. Y que  subsisten, a pesar  del  esfuerzo estatal que realizan las autoridades en la Isla. 

 

  Se decía que algunos desabastecimientos de materiales como el cemento y la arena tenían sus causas en la falta de financiamiento para adquirir materias primas. Pero otros, como la mala calidad de la pintura y los bloques, la insatisfacción del público con los precios de los herrajes y el uso de medios de medición y de pesaje incorrectos en los puntos de venta, dependen también  del desempeño de los cuadros de dirección y otras causas subjetivas.

 

La vigilancia revolucionaria contra los hechos de corrupción, debe sin dudas  potenciarse  para hacer que la entrega de subsidios  sea una política  pública que avance  sin dificultades.