Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Sustitución de importaciones, una prioridad

El quid de este tema se encuentra en la producción (industrial, agrícola, de servicios…), en las propias capacidades para generar riqueza

Redacción Prensa Latina En Economía Jan. 2, 2017

Las compras cubanas en el mercado externo suman cada año cifras significativas. El combustible, los alimentos, y las maquinarias y piezas de repuesto absorben la mayor parte de estos gastos, cuyo valor oscila según los precios internacionales.

No en balde la Ley 118 “De la Inversión Extranjera” y la Zona Especial de Desarrollo Mariel ubican entre sus prioridades la sustitución de importaciones, buscando obtener a nivel nacional aquellas mercancías por las cuales el país debe desembolsar millones.

El quid de este tema se encuentra en la producción (industrial, agrícola, de servicios…), en las propias capacidades para generar riqueza. Estas actividades tienen que regirse por parámetros de calidad equivalente a lo importado, precios rentables y satisfacción del cliente. 

En este primer momento inciden varios factores, como por ejemplo el parque tecnológico y la infraestructura que permita responder a la demanda, tanto cuantitativa como cualitativamente. Si aquí existen deficiencias y limitaciones, el resto de la cadena se verá afectado. 

Un factor de peso radica en la incomunicación entre los productores y sus potenciales clientes. A consecuencia de ello, en ocasiones se efectúan importaciones por desconocimiento de la oferta nacional, debido a que ambas partes están desconectadas entre sí. 

Asimismo persisten “esquemas mentales” sustentados en “la creencia de que lo comprado afuera es mejor”, problemática que señala nuevamente hacia las cuestiones relativas a la calidad, que en muchas ocasiones no llega a los estándares internacionales.

A su vez, esta cuestión se enlaza con las posibilidades financieras para invertir en el mejoramiento de la base productiva; o sea, con escasos recursos es difícil alcanzar una tecnología que garantice la eficacia requerida. 

Tal situación refuerza la prioridad de hacer marketing interno e investigar el mercado de la Isla, antes de realizar encargos a las empresas importadoras. No obstante, todas las manufacturas domésticas no resultan necesariamente ventajosas por el mero hecho de estar realizadas en el país. 

Por otro lado, los cuentapropistas y las cooperativas pueden ofrecer soluciones y alternativas interesantes en cuanto a la sustitución de importaciones. Así lo evidencian algunos ejemplos efectivos en la cosecha de papas y frijoles. 

También deben existir estímulos de diferente tipo para los productores. De igual forma la gestión a escala municipal y provincial constituye un ámbito con grandes perspectivas, a partir de la autosatisfacción de sus propias necesidades.