Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Bloqueo norteamericano es arma para impedir desarrollo de Cuba

El bloqueo norteamericano a Cuba tiene como especial objetivo impedir el desarrollo de la isla como castigo por su histórica resistencia

Rafael Fernández En Política Oct. 10, 2015

Si se realiza un balance de lo ocurrido en esa área durante el último año es fácil confirmar lo dicho por el presidente cubano, Raúl Castro, durante su intervención ante la Asamblea General de la ONU, donde denunció los enormes daños causados a los planes de desarrollo de Cuba por el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos.

La agresiva medida vigente desde hace más de medio siglo tiene especial incidencia en esta esfera demostrando que uno de sus principales objetivos es impedir a la pequeña isla y a su proceso revolucionario avanzar hacia el vencimiento de ambiciosas metas.

En el capítulo mencionado los ataques se dirigen especialmente a los sectores del turismo, la industria, el transporte, minería, agricultura y el comercio interior, entre otros,  con abultados resultados de muchos  miles de millones de dólares en afectaciones sufridas por la nación caribeña.

Un breve repaso de lo ocurrido en el último año muestra que, por ejemplo, se cuantificó el monto de dichas pérdidas en el ámbito del turismo en más de mil 506 millones de dólares, entre otras cosas, por las trabas del bloqueo para los intentos de adquisición  de  equipos, partes, piezas y agregados automotrices destinado al transporte de los visitantes recibidos por Cuba.

En ese total se incluyen las obstrucciones que impiden a los hoteles cubanos el acceso a la mayoría de los sistemas internacionales de reservaciones y la prohibición u obstáculos para impedir a los ciudadanos norteamericanos viajar libremente a Cuba.

Al analizar lo ocurrido  al área industrial en el mismo espacio de tiempo, el informe presentado por La Habana a la ONU, explicó  que las pérdidas ocasionadas por el cerco norteamericano se elevan a más de 73 millones 416 mil dólares.

Gana importancia en este contexto subrayar que con esos recursos podrían adquirirse  materiales para construir o mejorar 69 mil 582 viviendas así como adquirir 18 mil 900 refrigeradores domésticos para reposición a la población y 154 cosechadoras cañeras para la zafra azucarera, entre otras muchas cosas.

En el caso del transporte marítimo y aeronáutico, el bloqueo causó daños por 520 millones 541 dólares impidiendo la adquisición de tecnología avanzada, equipamientos y accesorios, entre ellos equipos de emergencia para los aviones.

Igualmente, debido a las amenazas de la aplicación extraterritorial del bloqueo la empresa especializada cubana no pudo importar desde México el ácido sulfúrico para adicionarlo al níquel y lograr una mayor extracción de las minas  con pérdidas de más de 16 millones de dólares.

Por último, debido a la limitación en la disponibilidad de reactivos químicos y microbiológicos y de equipos de protección radiológica resultó fuertemente afectado el sector agrícola y el comercio interior cubano totalizó más de 80 millones de dólares en afectaciones por el empeño de los artífices del bloqueo en impedir la compra de alimentos y artículos de higiene y limpieza para abastecimiento de la población.

Esos y otros muchos datos suministrados a la ONU por Cuba ejemplifican la dureza de un bloqueo que se extiende a todas las actividades realizadas en busca del desarrollo nacional pero, a pesar de ello, no logró vencer la decisión histórica de todo un pueblo.