Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Caravana de la Libertad, una historia que continúa

Niños ataviados con uniformes del Ejército Rebelde y brazaletes del Movimiento 26 de Julio acompañaron a protagonistas de aquella gesta

Eileen Sosín Martínez Carlos Rodríguez/ COH En Política Jan. 12, 2017

Tras más de mil kilómetros de recorrido desde el oriente de Cuba, este lunes arribó a La Habana la Caravana de la Libertad, que reeditó el trayecto de las tropas rebeldes, comandadas por Fidel Castro, hace 58 años.

Desde la periferia de la ciudad, en el municipio del Cotorro, hasta Ciudad Libertad -antiguo Campamento Militar Columbia- los capitalinos rememoraron los momentos en que el insigne jefe guerrillero llegó aquí para confirmar ante los ojos del mundo el triunfo de una Revolución destinada a consolidar la verdadera independencia del país.

Como es ya tradición, niños ataviados con uniformes del Ejército Rebelde y brazaletes del Movimiento 26 de Julio acompañaron a protagonistas de aquella gesta y miembros de organizaciones juveniles, en la remembranza de la acción que reafirmó el triunfo revolucionario de 1959.

Al concluir el recorrido, en Ciudad Escolar Libertad, los miembros de la caravana expresaron la voluntad de preservar el legado del líder histórico de la Revolución, y continuar su obra.

En ese sitio, la primera secretaria de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC) del municipio Playa, Marylín Alberti, expresó el apoyo de las nuevas generaciones de cubanos a los esfuerzos de la isla por perfeccionar su modelo económico y consolidar el socialismo.

El primero de enero de 1959 el pueblo de Cuba abarrotó las calles de toda la isla para recibir la Caravana de la Libertad, que tiene hoy para los cubanos una nueva connotación tras el recorrido inverso realizado por el cortejo con las cenizas de Comandante en Jefe.

Hace 57 años tras la fuga del dictador Fulgencio Batista, el jefe guerrillero inició el 2 de enero su viaje hacia la capital. Encima de tanques y equipos blindados del antiguo régimen, el joven revolucionario y sus hombres recorrieron por la carretera Central pueblos y ciudades desde el Oriente al Occidente de la isla.

En aquel entonces, al llegar a La Habana, Fidel afirmó: “Creo que es este un momento decisivo de nuestra historia: la tiranía ha sido derrocada. La alegría es inmensa. Y sin embargo, queda mucho por hacer todavía. No nos engañemos creyendo que en lo adelante todo será fácil; quizás en lo adelante todo sea más difícil”.