Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cuba denuncia inicio de golpe de estado parlamentario y se solidariza con gobierno y pueblo de Brasil

A través de un comunicado emitido por el Minrex, La Habana condena “enérgicamente” las acciones desestabilizadoras impulsadas por los medios privados de comunicación y la derecha brasileña. Un recorrido por las destacadas relaciones bilaterales y de intercambio desde que el PT llegó al poder.

Santiago Masetti cubadebate.cu En Política April 17, 2016

Tras la sesión de diputados realizada ayer en la Cámara de Diputados de Brasil, que dio luz verde para que el Senado trate el juicio político a la presidenta Dilma Rousseff, el gobierno cubano emitió hoy un comunicado oficial repudiando “el golpe de Es­tado parlamentario que está en marcha en Brasil” y respaldó  “al pueblo y al legítimo gobierno de ese hermano país”.

En el comunicado oficial emitido hoy por el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex), se asegura: “Cuba condena enérgicamente el golpe de Estado parlamentario que está en marcha en Brasil y apoya resueltamente al pueblo y al legítimo gobierno de ese hermano país, así como a la presidenta Dilma Roussef.

Luego amplía y detalla: “Sectores de derecha representantes de la oligarquía, en contubernio con la prensa reaccionaria de Brasil, apoyados abiertamente por las trans­nacionales de la comunicación y el imperialismo, han consumado, en la Cámara de Diputados de ese país, el primer paso de lo que constituye un golpe de estado parlamentario contra el gobierno legítimo del Partido de los Trabajadores (PT) y la Pre­si­denta Dilma Rousseff, que se viene fraguando desde hace meses”.

En ese sentido, vale aclarar que las diferentes maniobras destituyentes comenzaron a mediados de noviembre del año pasado con una petición para la apertura de un juicio político fundamentado en supuestas maniobras fiscales realizadas por Rousseff para maquillar las cuentas públicas de 2014 y 2015.

Proceso que continuó con la Instalación de una  comisión especial de 65 miembros que analizó si había fundamentos para la apertura del proceso que luego pasó al pleno de la Cámara de los Diputados.

Desde la cartera de exteriores cubanas se asegura que el proceso parlamentario que busca un juicio político y la cesación de la presidenta “va dirigido también contra los países del llamado grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), que constituyen un conjunto de poderosas economías que han desafiado la hegemonía del dólar estadounidense”.

Relaciones bilaterales

Desde la llegada al poder del PT en 2003, las relaciones políticas, económicas y de intercambio de Brasil con Cuba, aumentaron y se fortalecieron con el correr de los años.
Con un ojo puesto en los cambios implementados por Raúl Castro en la economía cubana y en los potenciales beneficios que podrán propiciar, y otro en el campo de la política, el gobierno de Rousseff marcó una nueva etapa en las relaciones bilaterales entre Brasilia y La Habana.

En esta etapa se permite observar que, a partir de 2010 (último año de Lula en la presidencia), las relaciones con Cuba sobrepasaron las marginales inversiones, declaraciones de solidaridad o críticas al bloqueo estadounidense sino que se potenciaron medidas prácticas y de peso específico.

La participación brasileña en la construcción del nuevo puerto de Mariel y la instalación de lo se conoce como “zona económica especial”, que pretende ser una zona franca, ha sido decisiva. En ese sentido, fueron destinados 1100 millones de dólares, y aportes de alto volumen para que se instalen industrias y empresas brasileñas para ese complejo.

 El conglomerado brasileño de negocios en los campos de la ingeniería y construcción conocido como Odebrecht construyó el nuevo puerto además instaló, en el Mariel, una industria transformadora de plástico. También, el Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (Bndes), espera la luz verde para participar de la ampliación del aeropuerto de La Habana.

Además, existen créditos de alrededor de 500 millones de dólares para que Cuba importe bienes y servicios de Brasil, y también para que importadores brasileños adquieran productos cubanos.

Si no se consideran las ventas de petróleo, Brasil es el segundo mayor exportador a Cuba (16 % de todo lo que La Habana importa), superando a Canadá por un pequeño margen. China es la principal exportadora: 42 por ciento. Mientras que Brasil es el cuarto mayor importador (principalmente medicinas y vacunas).

También, cinco mil médicos cubanos trabajan en el proyecto “Mas Médicos” en todo el extenso territorio brasileño y se destacan otros acuerdos de colaboración e intercambio en tierras cariocas.