Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Cubanos desaparecidos durante la última dictadura cívico-militar argentina

Crescencio Galañena Hernández y Jesús Cejas Arias fueron desaparecidos en 1976, en Buenos Aires, en el marco de la “Operación Cóndor”. Sus restos fueron identificados por el equipo forense argentino.

Jimena Riveros En Política March 21, 2015

La Operación Cóndor fue un programa de inteligencia y coordinación entre los servicios de seguridad de los regimenes militares del Cono Sur (Argentina, Chile, Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia) con la cooperación de Estados Unidos.  En  junio de 2012 el Equipo Argentino de Antropología Forense identificó los restos de Crescencio y en abril de 2013 los de Jesús. Ambos ya descansan en su tierra natal.

Jesus Cejas Arias tenía 22 años cuando fue secuestrado el 9 de agosto de 1976 junto con Crescencio Nicomedes Galañena Hernández que tenía 27. Según testigos el secuestro se produjo momentos después de salir los dos de la embajada de Cuba donde trabajaban, en el barrio porteño de Belgrano. De allí fueron trasladados al centro clandestino Automotores Orletti, instalado por la SIDE en la zona de Flores. Este centro estaba comandado por Aníbal Gordon y otros ex miembros de la Triple A y fue conocido por ser el lugar principal donde se desarrollaba la Operación Cóndor. El objetivo era crear una base para que pudieran operar sin llamar la atención. Allí fueron secuestradas y torturadas unas 300 personas. Adonis Torres Zamora, presidente de la Unión de Residentes Cubanos en Argentina (URCA), recuerda con emoción que los dos jóvenes diplomáticos tuvieron un merecido homenaje de recordación que  se llevó a cabo incrustando 2 placas en el mismo lugar  donde los levantaron, en calle La Pampa esquina Arribeños,  en barrancas de Belgrano,
Los restos de Galañena Hernández fueron encontrados el 11 de junio de 2012 en un baldío de San Fernando adentro de tambores de aceite y petróleo rellenados con cemento y en las mismas condiciones fue hallado el cadáver de Cejas Arias, en 2013.  Sus identificaciones fueron informadas oficialmente desde el juzgado de Daniel Rafecas.

Los tambores de 200 litros llenados con cemento constituyeron una práctica característica de los represores de Orletti. Para Torres Zamora “haber encontrado sus restos en varios tachos en el aeropuerto de San Fernando dio testimonio de cómo fueron salvajemente torturados y un destino encubridor bestial”

Según declaraciones que habría hecho ante la jueza María Servini de Cubría el asesino chileno Manuel Contreras Sepúlveda, Michael Townley  (miembro de la DINA de Pinochet y de la CIA) y el cubano-estadounidense anticastrista  Guillermo Novo Sampoll habrían viajado a la Argentina para interrogar a Cejas Arias y Galañena Hernández. Sus restos fueron hallados, identificados y restituidos a sus respectivas familias y si bien los culpables fueron juzgados y condenados aún resta encontrar  a otros 17 desaparecidos que estaban vinculados laboralmente con la embajada de Cuba en Argentina.  El presidente de la URCA opina que “Argentina inicio un camino sin retorno acerca de la política de DD.HH impulsado y puesta en práctica por el ex presidente Néstor Kirchner, motivando a otras naciones que tuvieron un pasado oscuro a aplicar verdadera justicias por las víctimas y sus familiares”.