Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

Donald Trump: ¿frenar o seguir la normalización?

Cinco ex-diplomáticos estadunidenses pidieron a Donald Trump que elimine las acciones ejecutivas adoptadas por el presidente Barack Obama, a favor de la normalización con Cuba

Redacción Internet En Política Jan. 17, 2017

Exabruptos, incoherencia. Hasta este momento Donald Trump ha sido con respecto a Cuba lo que suele ser. Por un lado, se han conocido sus intereses empresariales para invertir en la Isla, sobre todo en el sector turístico. Por otro, pronostica “mano dura”. 

Ahora, un grupo de cinco ex-diplomáticos estadunidenses que trabajaron en América Latina pidieron al presidente electo que revoque en sus primeros cien días las acciones ejecutivas adoptadas por el presidente Barack Obama hacia Cuba.

"La política estadounidense hacia Cuba y hacia cualquier otro lugar debe ser consecuente con la ley de Estados Unidos", dicen Elliott Abrams, Otto J. Reich, José S. Sorzano, Everett E. Briggs y James C. Casson en una carta dirigida a Trump y publicada por el Centro para una Cuba Libre, con sede en Washington D.C.

Los dos primeros fueron secretarios de Estado adjuntos para América Latina; el tercero, embajador ante Naciones Unidas; el cuarto, embajador en Honduras y Panamá; y el quinto, embajador en Paraguay y encargado de la misión estadounidense en La Habana.

Esta noticia da cuenta de las diversas presiones, en un sentido y en otro, a que se encuentra sometido desde ahora el futuro presidente norteamericano. Porque estos ex-diplomáticos no son los primeros en dirigirse a él con respecto a este tema. 

Hace un mes, un grupo de dueños de negocios privados cubanos dieron a conocer una carta enviada al magnate inmobiliario. Firmada por unos 100 emprendedores, la misiva instaba a Trump a continuar avanzando en los cambios con respecto a Cuba, implementados durante los últimos dos años.

Repasando lo ocurrido hasta ahora, se confirma esta situación de “toma y daca”: El pasado 28 de noviembre, Trump amenazó desde su cuenta en Twitter con terminar el proceso de diálogo entre Cuba y Estados Unidos, a menos que el país caribeño realice concesiones en materia de derechos humanos y apertura económica. 

“Si Cuba no está dispuesta a alcanzar un mejor acuerdo para el pueblo cubano, con los cubano-estadounidenses y Estados Unidos como un todo, pondré fin al acuerdo”, escribió. 

Ello produjo una rápida respuesta de la Casa Blanca, en la persona de Josh Earnest, portavoz oficial, quien señaló que una ruptura con la Isla tendría notables consecuencias económicas y diplomáticas, y “no es algo tan fácil como puede parecer en base a un solo tweet”.

El criterio casi unánime de muchos politólogos y economistas es que hay que esperar, dar tiempo a que se desarrollen los acontecimientos. No es lo mismo ser el extravagante dueño de la Trump Tower, que ocupar el asiento más importante de la Casa Blanca.