Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

En la Isla los cubanos le cantan a Donald Trump, mientras asume la Casa Blanca

Incluso antes de sentarse en la silla presidencial, ya el magnate tiene su propia cancioncita, idea de otro músico cubano

Eileen Sosín Martínez Rolando Pujol /COH En Política Jan. 20, 2017

Los cubanos tienen fama de reírse, burlarse de todo y de todos, hasta de lo más triste, de lo más duro. En un sentido guasón, más que hiriente. Para muchos es una estrategia de supervivencia, lo que ha permitido salvar el espíritu en los momentos más críticos. 

Tiempo después de iniciado el proceso de normalización con Estados Unidos, el músico Francis del Río, conocido por su carácter desenfadado, sacó el siguiente coro: “Ayy, Obama… / vuélvete loco, y ven pa’ La Habana…”. Cuando el mandatario norteamericano pisó la capital, aquel estribillo parecía una suerte de premonición.

Hoy asume Donald Trump al frente de la Casa Blanca. Incluso antes de sentarse en la silla presidencial, ya el magnate tiene su propia cancioncita, idea de otro músico cubano, esta vez José Luis Cortés, “El Tosco”: 

“Donald Trump, Donald Trump… / quita el bloqueo, no te hagas el cabrón”. 

De la anécdota podemos extraer algunas conclusiones. Primero, que los cubanos están al tanto: han seguido todo el proceso de las elecciones norteamericanas, hicieron sus apuestas, previsiones, y muchos simpatizaban con el declarado socialista Bernie Sanders. Cuando ganó Trump, como en el resto del mundo, aquí reinó el asombro colectivo. 

Luego, por supuesto que hay expectativas, nadie sabe que va a pasar con este hombre que, lejos de la ecuanimidad y compostura que uno espera de un estadista, no deja de sorprender con sus extravagancias y absurdos. Hay expectativas, pero no susto. 

La Revolución ha existido a pesar de la hostilidad norteamericana. Sabemos lo que fue Reagan, sabemos lo que Bush, y esa experiencia otorga cierta serenidad ante el futuro, por turbulento e incierto que parezca.

Por otra parte, tal vez haya más certeza con respecto a lo que no va a ocurrir. Varios analistas coinciden en que es sería muy difícil, contraproducente, volver al estado de cosas anterior con Cuba. 

En estos momentos operan muchas fuerzas en favor de la normalización que, cuando menos, serían capaces de equilibrar la balanza y contener un posible retroceso. Dentro de los propios republicanos que votaron por Trump, se encuentra el poderoso lobby agrícola, cuyos empresarios no ven la hora de exportar sus productos hacia la Isla. 

Además, la emigración de la Isla, asentada fundamentalmente en Miami, ya no es la misma de los setenta o los noventa. Los jóvenes de la diáspora prefieren el entendimiento a la distancia con Cuba. 

“Tiempo al tiempo” y “hay que ver”, son dos frases que algunos repiten, en referencia al período presidencial que comienza este día 20. La gente sabe por qué lo dice.