Revista Digital Semanal

Director: Carlos Javier Rodríguez

Editor: Santiago Masetti

Email: editor@cubaesotrahistoria.com.ar

En nombre de la "Migración"

Carlos Javier Rodríguez En Política Nov. 25, 2015

Muchas palabras le han denominado a la “Migración Cubana”  debido a la gran politización del tema, algo que es común en cualquier otro país del mundo con sus ciudadanos buscando una mejoría económica y de vida que va de las naciones menos desarrolladas a las de mayores posibilidades.

 

Pero como tenemos a un imperioso vecino en el norte de la isla que ha tratado siempre desacreditar la imagen de los cubanos e imponer la desesperada “huida del socialismo”, alentando a la emigración ilegal con fuertes campañas y utilizando emisiones radiales y televisivas desde la Florida hacia Cuba, lógicamente ha de suceder siempre hechos muy lamentables en la que las principales víctimas son las familias cubanas.

 

Impusieron en los medios de comunicación el nombre de Balseros y hasta le pusieron su diminutivo cuando el niño Elián Gonzalez era llevado ilegalmente por su madre y sin el consentimiento de su padre, el cual fuera luego a rescatarlo a Miami de familiares lejanos que lo mantuvieron rehén de una política inhumana y cruel para un menor de edad que acababa de ver a su madre morir en el mar.

 

Lo que no se dice en la prensa convencional internacional es que los cubanos independientemente del resto del mundo tienen favoritismo si llegan a territorio estadounidense y se acatan a la ley Pise Secos, Pies Mojados como se le conoce popularmente y que le entregan todos los beneficios sociales y hasta la residencia permanente, a pesar de que arriben de cualquier forma, robándose una embarcación o aeronave, cruzando las fronteras de México, etcs. Eso sí, a los Mexicanos lo cagan a palos y lo expulsan.

 

Es pura politiquería barata la que usa o trata de imponer en la prensa de todo el mundo que inventa el desespero cubano.  A lo largo de la historia de la revolución cubana todo esto ha provocado diversas crisis migratorias como el caso de la Embajada del Perú en la década de los 80 junto al puerto del Mariel y muchos otros escenarios, pero el más reciente es ahora en Costa Rica, precisamente en las fronteras con Nicaragua.

 

Más de 1600 cubanos quienes salieron de forma legal de la isla cayeron en manos de personas que se dedican al tráfico de personas y están ahora siendo víctimas y estafados. Todos tuvieron que pagar diversas cifras de dólares, muy altas cifras, para la promesa de poder llegar a la frontera de los Estados Unidos y lograr el sueño inventado por esas emisoras prometedoras de la mal llamada “Libertad”, que solo se conoce en las películas de Hollywood.

 

En esta operatoria tuvo mucho que ver también el gobierno costarricense que según una denuncia del ejército nicaragüense habían promovido el ingreso de estos ilegales por "puntos ciegos" de la frontera desde hace una semana, hasta desembocar en la crisis.

 

Un comunicado, leído por la primera dama y vocera oficial de Nicaragua, Rosario Murillo, acusó a Costa Rica de tomar "una acción deliberada e irresponsable" al enviar a Nicaragua "a miles de ciudadanos cubanos que permanecían en su territorio".

 

 "Denunciamos enfáticamente al Gobierno de Costa Rica por violación de nuestra soberanía nacional, y por incumplimiento de sus obligaciones como Estado que participa de los mecanismos internacionales donde se acuerda el respeto a las fronteras soberanas y a los derechos de quienes van de un país a otro", indicó el texto.

 

"Responsabilizamos al Gobierno de Costa Rica por desencadenar una crisis humanitaria de graves consecuencias para nuestra región", agregó la funcionaria.

 

Nicaragua se defendió y reforzó las fronteras para el no paso de estos ilegales que entonces aún permanecen en territorio de Costa Rica y en albergues con malas condiciones a pesar de haber pagado de 1600 a 15000 dólares a los traficantes de personas denominados “Coyotes” para llevarlos a Estados Unidos desde Ecuador, pasando por Colombia y Panamá, según se conoció.

 

La embajada de Cuba en San José ha estado permanentemente pendiente de los cubanos que han quedado varados en Costa Rica, confirmó su Ministerio de Relaciones Exteriores.

 

De acuerdo con la Dirección de Asuntos Consulares y de Cubanos Residentes en el Exterior, nuestros diplomáticos han respondido a los requerimientos de las autoridades migratorias costarricenses, facilitándoles la documentación a aquellos conciudadanos que no la poseían.

 

Entretanto, el embajador de Estados Unidos en San José, Fitzgerald Haney, afirmó que la Ley de Ajuste Cubano, no se va a modificar y no vemos, dijo, por qué deberíamos cambiarla.

 

Otro comunicado de la cancillería cubana aclaró que estas personas salieron de la isla caribeña de manera legal y en ese intento de llegar a territorio norteamericano se han convertido en víctimas de traficantes “y de bandas delincuenciales, que de manera inescrupulosa lucran a partir del control del paso de estas personas por Suramérica, Centroamérica y México”, reza el texto publicado. 

 

Destaca además que esta política motiva la emigración irregular desde Cuba a EE.UU. y es una violación de los Acuerdos Migratorios vigentes en los que asumieron la obligación de garantizar una emigración legal, segura y ordenada.

 

Washington mantiene el llamado “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, aprobado en 2006 por el ex presidente George W. Bush con la intención de incitar a los cubanos a abandonar sus misiones en otros países y emigrar a EE.UU.

 

“Esta es una práctica censurable dirigida a dañar los programas de cooperación cubanos y a privar de recursos humanos vitales a Cuba y a muchos países que los necesitan”, denuncia el Ministerio en el texto.

 

En el actual contexto bilateral tanto la política de “pies secos-pies mojados” y el “Programa de Parole para Profesionales Médicos Cubanos”, son incoherencias y formar parte de los obstáculos para normalizar las relaciones en materia migratoria, refiere en la misiva. 

 

La Cancillería ratifica su apoyo a los ciudadanos y les recuerda que tienen derecho a retornar a Cuba, sí así lo desean. Además resalta el compromiso del Gobierno de Cuba con una emigración legal, segura y ordenada.

 

El Martes 24 de Noviembre en la capital de El Salvador se reunieron representantes Ecuador, Colombia, México, Costa Rica, Nicaragua y Cuba para conversar sobre este conflicto establecido en Peñas Blancas, localidad costarricense fronteriza con Nicaragua, pero no se pudo llegar a ningún acuerdo.

 

En la reunión el gobierno de Nicaragua volvió a exigir a Costa Rica tomar las medidas correspondientes para retirar de las zonas fronterizas a los miles de emigrantes cubanos allí varados y que ya se anuncia una cifra superior a los 3000, pues va aumentando cada día.

 

Los Nicaragüenses dijeron que esta posición de Costa Rica es "un claro chantaje, presión y amenaza de repetir la invasión y violación de nuestro territorio".

 

"El Gobierno de Nicaragua exige al Gobierno de Costa Rica, tomar las medidas correspondientes para retirar de nuestras zonas fronterizas a todos los ciudadanos cuya concentración augura y alienta nuevas acciones violentas, lesivas de la soberanía que el Gobierno de Nicaragua ha hecho y hará respetar", expresó.